Office no home

Les compartimos el artículo publicado en Ámbito.com del Arquitecto Diego Papasergio, miembro del G167, con un enfoque muy interesante sobre el diseño de oficinas en la postpandemia.

Ver nota completa

Y de repente, todos nos quedamos trabajando en nuestras casas. De un día para el otro, sin previo aviso y sin estar preparados ni nosotros ni las organizaciones, se inició este experimento forzoso de Home Office sin precedentes a escala global. Entonces comenzaron a surgir algunas voces apresuradas por proclamar el fin de las oficinas: “Después de la pandemia todos trabajaremos desde el hogar y los espacios corporativos serán dinosaurios de otra era”.
El cambio ha sido repentino, en un momento sostenido de incertidumbre, y ha interrumpido las rutinas de los empleados y las estructuras de apoyo. Las personas que están acostumbradas a trabajar desde casa no están necesariamente acostumbradas a que sus hogares sean un centro de trabajo compartido para toda la familia. Las personas que están acostumbradas a vivir solas no están necesariamente acostumbradas a estar solas toda la semana, durante todo el día.Los líderes de equipo tienen roles críticos que desempeñar para ayudar a su equipo a mantenerse comprometido y enfocado. En nuestras rutinas diarias, hemos aprendido a ajustar nuestro entorno, procesos y hábitos para encontrar nuestro equilibrio productivo. Esto se ha convertido en un caos, y el líder puede ayudar a las personas conversando sobre sus necesidades y cómo ajustar sus prácticas individuales y de trabajo en equipo para crear un nuevo equilibrio.

Reflexionemos sobre un hecho que involucra a todos aquellos que conforman el segmento de colaboradores afectados al trabajo a distancia, en forma forzada por la pandemia iniciada el pasado año.

Habiendo transitado diferentes grados de stress y un sinnúmero de emociones; y preparándonos – como consecuencia de la campaña nacional de vacunación – para volver a los espacios de trabajo, cabe detenerse y observar que todos estamos afectados por una misma tormenta, pero no todos ocupamos el mismo bote.

Convocamos al director de la empresa Enecuatro S.A., Arq. Diego Papasergio – empresa especializada en la construcción de espacios corporativos, y al Arq. Fernando Marconi especialista en diseño de espacios de trabajo, quienes ante un contexto tan desfavorable apostaron por sumar sus trayectorias en el diseño y construcción de oficinas, con el objetivo de ofrecer a las empresas la oportunidad de mejorar la calidad y experiencia de sus espacios.

En un momento en que como profesionales hemos recibido de medios, redes sociales, colegas y especialistas en todo tipo de disciplinas, información sobre previsiones a tomar en la selección de materiales al momento de diseñar, ventajas y desventajas del trabajo a distancia, afirmaciones y supuestos sobre cómo se modificará el comportamiento del segmento productivo en el retorno a una nueva normalidad; desde nuestra experiencia y a partir de encomiendas iniciadas pre y post inicio de la pandemia hemos focalizado nuestra atención en que las condiciones ambientales, físicas y psicológicas no han sido equitativas para todas las personas más allá de las ventajas que ha otorgado todo lo referente al plano tecnológico, sostiene el Arquitecto Diego Papasergio.

Por eso nos referimos al término “tormenta” como un hecho que escapa a nuestro control y nos afecta a todos; pero no en la misma medida. Hace un año y medio atrás, y teniendo en cuenta que un gran porcentaje de organizaciones ya habían adoptado la modalidad de trabajo a distancia como parte de su esquema productivo; las personas podían diferenciar y optar por espacios para realizar diferentes actividades de acuerdo a sus características, la vivienda, la oficina, el gimnasio, la universidad.

Forzadas a una cuarentena con un plazo indefinido, la vivienda se transformó en el bote de salvación de esta tormenta, lo que nos obligó rápidamente a transformar ese espacio en un lugar multifunción.

La realidad es que no todas las personas están encuadradas en una misma realidad, ya sea por motivos económicos, físicos, familiares. Por lo tanto, no se puede generalizar que el grado de satisfacción por el trabajo a distancia en forma indeterminada sea positivo para la salud y calidad de vida. En definitiva, volvemos al inicio de este camino ya iniciado en la década pasada, donde muchas compañías pusieron en práctica la modalidad de trabajo híbrida.

Hoy ante esta realidad, y al carecer de certezas excepto la necesidad de contar con un espacio de presencialidad para ciertas actividades laborales, trabajamos en forma conjunta con nuestros clientes en adaptar los espacios tradicionales a esta nueva modalidad, manifiesta Diego.

Asumiendo que desde el punto de vista inmobiliario la demanda de metros ha disminuido. Para una organización de 250 personas que antes necesitaba de aproximadamente 2.000 m2; hoy pueden desarrollar su actividad bajo formato híbrido en la mitad de superficie.

En charla con el arquitecto Fernando Marconi, nos resume las consideraciones más relevantes al planificar espacios de trabajo:

El primer paso es trabajar codo a codo con el área de RRHH y el área de IT, a fin de generar confianza en los empleados a través del diseño de los espacios. Previo a la pandemia ya hablábamos del diseño pensado de acuerdo al tipo de actividad que se desarrolla (Activity Base Working). Ahora este concepto se transforma en el principal objetivo. Pensamos los espacios deteniéndonos en el estudio preciso del tipo de actividad que se desarrollará en el mismo. En una planta donde trabajaban 80 personas, hoy lo harán 40; por lo tanto, contamos con la posibilidad de generar mayor bienestar e incrementar la calidad espacial.

El área de recepción, lo pensamos como un lugar de bienvenida, donde los empleados pueden compartir un tiempo de intercambio al iniciar la jornada – tengamos en cuenta que la frecuencia de asistencia a la oficina disminuye entre un 50% y 35%, por lo tanto, la necesidad de encuentro aumenta. De esta manera incorporamos un rincón con cafetera y snacks que también puede ser utilizado por invitados, clientes, etc.

La posición de trabajo deja de ser un lugar asignado, para convertirse en el lugar que ocupo en el momento de realizar una tarea específica (responder correos, diseñar presentaciones, evaluar datos, etc.).

Para reuniones con colaboradores, contamos con cubículos que cubren aspectos ergonómicos, acústicos, tecnológicos y ambientales.

Las salas de reuniones cuentan con elementos que aumentan su flexibilidad; permiten realizar una video conferencia con 4 personas; y en organizaciones donde los cambios culturales deben ser más mesurados, pueden ser ocupados por colaboradores pertenecientes al área directiva, tal vez durante la totalidad de una jornada, contando siempre con un sistema de reserva previa.

A las posiciones de trabajo individuales, se agregan nuevas áreas en las que nos encontramos con grandes mesas de trabajo, para que determinados colaborados planifiquen, compartan información, se capaciten.

La cafetería o el comedor hoy es un espacio integrado a la totalidad, delimitado por elementos que aportan confort y que lo “aíslan” sutilmente del resto de las áreas, y que además puede ser utilizado durante la totalidad de la jornada, y realizar todo tipo de actividades individuales o grupales.

Nuestro trabajo está enfocado en colaborar con las organizaciones para adaptar los espacios de trabajo, entendiendo que, en mayor o menor medida, tendrán que enfrentarse al desafío del cambio, concluye el Arquitecto Fernando Marconi.

“Resulta evidente que la pandemia aceleró procesos que ya estaban avanzados en muchas industrias, facilitados por nuevas herramientas tecnológicas. Posiblemente no volvamos al tradicional y hoy antiguo esquema de trabajo diario en oficinas centralizadas, pero tampoco mantendremos el trabajo enteramente en nuestras casas. El nuevo balance será más adecuado a la forma de trabajo moderna y más centrado en la persona y en la necesidad de la dinámica de trabajo. Los espacios y la funcionalidad de las oficinas evolucionarán readecuándose consecuentemente”.

Enecuatro es una empresa de servicios de arquitectura corporativa dedicada a la construcción de obras civiles y mantenimiento integral de instalaciones.

Cuentan con personal propio y calificado, herramientas, maquinaria, camiones y móviles para abastecer las obras y asegurar la logística gracias a nuestra amplia red de subcontratistas.

Construyeron 63.000 m2 de espacios corporativos y tienen proyectados en este año 15.220 m2. Entre sus clientes se encuentran Mercado LibreToyotaClaro, PrudentialLa SegundaKellog´s Vitality.

 

Consultora de Arquitectura, Diseño y Arte

Fuente: Ámbito