Perspectiva negativa: la mitad de los empresarios cree que la economía empeorará en un año

Compartimos una nueva nota de la Revista Apertura sobre el Índice de Confianza Empresaria de Vistage Argentina del segundo trimestre. La mayoría proyecta más volúmenes de ventas pero no rentabilidad, pese que el 65% prevé subir sus precios.

Ver nota completa

A pesar de la creciente reapertura de negocios y actividades en el país, ante la baja de contagios de Covid-19 y la mayor vacunación de la población, los empresarios argentinos continúan teniendo una visión pesimista sobre la economía local.

La mayoría de los empresarios consultados considera que la economía empeoró frente a un año atrás y espera que la situación sea aún peor dentro de 12 meses, según el Índice de Confianza Empresaria Vistage, realizado entre 362 CEO, gerentes generales y dueños de empresas del país, entre el 28 de junio y el 12 de julio pasados.

En el segundo trimestre, el índice marcó 84 puntos, 2 menos que en los primeros tres meses del año, pero 38 por encima de los 46 registrados en igual período de 2020.

Al ser consultados sobre cómo se comportó la economía argentina, más de la mitad (54%) consideró que empeoró frente un año atrás, mientras que un 22% sostuvo que mejoró y otro 24%, que se mantuvo igual.

Con respecto a las expectativas para los próximos 24 meses, la mayoría (47%) consideró que la economía estará peor; un 20%, que mejorará y otro 33% opinó que se mantendrá igual.

El informe también indagó sobre las proyecciones sobre las propias compañías. En este caso, un 38% consideró que la rentabilidad de su empresa disminuirá en los próximos 12 meses; otro 35%, que se mantendrá igual, mientras que un 27% fue más optimista, al opinar que se incrementará.

Sin embargo, un 45% cree que su empresa incrementará el volumen de ventas en unidades en ese mismo período; un 40% proyectó que se mantendrá igual y apenas un 15%, que disminuirá.

Con respecto a las inversiones sobre los activos fijos de la empresa en los próximos 12 meses, la mitad de los encuestados (50%) afirmó que se mantendrá igual, mientras un 30% indicó que se aumentará y sólo un 20%, que será menor.

En tanto, al ser consultados sobre el volumen de empleados, un 52% dijo que prevé que se mantenga igual en el próximo año, pero un 39% sostuvo que será mayor y apenas un 9%, menor.

En promedio, los empresarios y ejecutivos consultados consideraron que, en 2021, la inflación será del 50%, con un tipo de cambio de $ 151 por dólar.

La inflación parecería que no va a menguar en el próximo año, ya que un 64% de los consultados indicó que cree que los precios de los productos o servicios que comercializan aumentarán en los próximos 12 meses; otro 27% respondió que se mantendrán igual y sólo 9% dijo que van a disminuir.

Por otra parte, la gran mayoría (58%) cree que la facturación de su compañía aumentará el próximo año, mientras que un 31% estima que se mantendrá igual y apenas 11% considera que será menor.

Al ser consultados sobre cuál es el problema de negocios más importante de su empresa en la actualidad, un 43% mencionó la “incertidumbre económica (preocupaciones por la economía local o internacional, finanzas públicas, etc.); un 16%, los “mayores costos (energía, materia prima, salarios, etc.)”; un 16%, temas relativos al personal (encontrar, contratar, retener, capacitar); un 11%, “temas financieros (financiación, flujo de caja, rentabilidad)” y otro 10%, cuestiones relacionadas al crecimiento (demasiado lento o demasiado rápido).

Con respecto a la modalidad de trabajo que implementarán las compañías en lo que resta del año, la mayoría (54%) dijo que los empleados continuarán trabajando de forma mixta (parte presencial y parte a distancia); un 33%, en forma totalmente presencial y otro 13%, de modo totalmente remoto.

Pero estas modalidades de trabajo continuarían hacia adelante, más allá de la pandemia.

De hecho, al ser consultados sobre de qué forma trabajarán las empresas más allá de 2021, en una situación ya normalizada, el 54% de los empresarios y ejecutivos aseguró que prevén continuar trabajando de modo mixto; un 43%, de forma totalmente presencial y sólo un 3%, de modo remoto.

Pese a estas decisiones, la mayoría de las empresas, el 52%, no realizó ninguna encuesta entre empleados para conocer qué modalidad de trabajo prefieren. Otro 29% lo hizo y un 19% aún no, pero planea consultarles.

Por último, el estudio de Vistage consultó a los ejecutivos y empresarios argentinos cuáles son los mayores desafíos que enfrentan las compañías a la hora de plantear el retorno a la presencialidad o continuar trabajando de manera remota. 

El 53% planteó el tema de la eficiencia, compromiso y medición de rendimiento; un 30%, que quienes trabajan remoto no quieren retornar; un 29%, ser presenciales 100% (según el tipo de empresa); y un 28% consideró que no hay desafíos, porque ya se adaptaron. En tanto, un 24% planteó como desafío el tener que adaptarse a un sistema mixto; un 18%, a los altos costos (computadoras, oficinas más grandes, sistemas o transporte) que conlleva el cambio y otro 14%, a las restricciones del Estado (escuelas, despidos o la Ley Teletrabajo).

Fuente: Apertura