Tres socios: crearon un negocio de mudanzas y esperan facturar US$2 millones

Son argentinos, trajeron una idea de Estados Unidos y su negocio proliferó en la pandemia. Te acercamos la nota del Diario La Nación donde sus socios, todos miembros Vistage, nos cuentan su experiencia. 

 

Lanzar una plataforma que gestiona fletes y mudanzas en abril de 2020 con las restricciones para transportar producto de la pandemia de Covid-19 no parecía ser una buena idea. Pero para los emprendedores Nicanor Estrada, Andrés Grosso y Gerardo Soto resultó que el peor escenario fue, en realidad, el adecuado para probar su modelo de negocios.

Hoy Fletalo, el marketplace que crearon, tiene 500 fleteros registrados, hicieron 1000 operaciones entre fletes y mudanzas y esperan facturar US$2 millones entre 2021 y 2022.

“En abril hicimos tres fletes y, en mayo, cuando habilitaron las mudanzas, empezamos a hacerlas. Eran solo los fines de semana. Era complicado porque en Capital Federal también había que gestionar permisos del lado del cliente, pero lo importante era mostrar que el modelo de negocios funcionaba y funcionó en un 90%. Sobre todo porque la competencia no salía a la calle. Entonces, fuimos la opción para muchos que necesitaban mudarse de urgencia. Dimos servicio en el peor momento”, dijo Soto, de 49 años, en diálogo con LA NACION.

Él es ingeniero industrial, mientras que sus socios provienen de otras disciplinas. Estrada, de 48 años, es ingeniero agrónomo y Grosso, de 36, analista de sistemas. Se conocieron hace cuatro años a través de Vistage, la organización de coaching ejecutivo y asesoramiento entre pares diseñada para CEOs y dueños de empresas, y la idea fue de Grosso, que registró la marca hace años.

“Andrés vio el caso estadounidense de uShip. Acá no había nada semejante. Nicanor hace trading de granos, pero también tenía un tema con la logística porque entiende que hay cosas sin resolverse. Yo vengo de una familia de camioneros, algo muy relacionado con la logística, si bien me dedicaba a la industria gráfica. Pero la sangre tira”, contó.

Para el desarrollo del proyecto tuvieron en cuenta que se realizan aproximadamente 200.000 envíos por mes de bultos grandes en la Ciudad de Buenos Aires, solo a través de las distintas plataformas de e-commerce, mientras que se efectivizan aproximadamente 200 mudanzas por día.

Para ofrecer sus servicios, los transportistas deben descargar la aplicación, registrarse, presentar documentación y la patente del auto pasando luego por un proceso de validación.

En el caso de los usuarios, deben entrar en la página web, donde pueden obtener la cotización requerida y reservar su servicio si así lo desean. Además del transporte, a través de la página se pueden consultar precios de guardado en baulera y embalaje.

Una vez que termina el servicio, al cliente le llega un mail con un link para calificarlo. Además de puntuarlo de uno a cinco estrellas, se le pide que califique la puntualidad y si el prestador fue cuidadoso con la mercadería y se deja un espacio para comentarios. Hasta ahora el nivel de satisfacción superaría el 93%.

“Inicialmente invertimos US$50.000 y en dos rondas de inversión sumamos US$150.000 más. El año pasado superamos el millón y medio de pesos de facturación y apuntamos a facturar US$2 millones entre 2021 y 2022, a través de comisiones y otros revenue streams. En un período de tres años, el objetivo es alcanzar entre 30.000 y 40.000 fleteros registrados sobre un total de más de medio millón que hay en el país”, detalló Soto.

Hoy la plataforma opera en la Ciudad y el Gran Buenos Aires y ya están realizando mudanzas al interior del país. En mayo comenzarán a trabajar en Rosario y Córdoba y más adelante en Mendoza y Tucumán. Mientras que, a fin de año, trascenderán las fronteras con la llegada a algunos países limítrofes, como Uruguay y Paraguay.

En cuanto al modelo de negocios piensan incorporar servicios B2B con fletes para empresas. La empresa ya tiene 10 empleados y sede en Estados Unidos. Con el fondeo logrado recientemente, apunta a alcanzar el desarrollo y management necesario para la expansión en Latinoamérica.

Fuente: La Nación