Cuáles son los gerentes mejor pagos en Argentina y a qué sector pertenecen

El relevamiento realizado por Vistage, marca que los mejores salarios gerenciales se pagan en el sector industrial y lo sigue el de servicios Los resultados de la última encuesta salarial anual realizada entre CEOs de pymes argentinas en la que se relevó información relacionada con políticas salariales y benéficos, los gerentes que más cobran pertenecen a empresas industriales, y a ellos les siguen los del sector de servicios y le siguen las del comercio. Compartimos la nota del Diario El Día de La Plata.

 

El relevamiento realizado por Vistage -la organización de CEOs más grande del mundo con presencia en más de 20 países- se organiza desde 2019 en forma de encuesta salarial anual que tiene como objetivo brindar información actualizada sobre las tendencias en esta materia.
En la rama comercial, en una empresa que factura menos de $200 millones anuales, un Gerente General percibe $183.000 de salario mensual y en aquellas empresas que facturan más de $600 millones recibe $370.000; en el sector industrial en un rango de facturación de menos de $200 millones anuales, cobra $251.000 y con una facturación de más $600 millones recibe $428.000; y en las compañías de servicios, $223.000 en un rango de menos de 200 millones de facturación y $550.000 cuando supera los 600 millones de facturación anual.
La encuesta está diseñada exclusivamente para CEOs, dueños de empresas y líderes empresarios de una amplia gama de servicios y recursos, con una red de más de 1.600 líderes empresarios en Argentina.
En esta edición participaron más de 420 empresas pymes que forman parte de la comunidad Vistage en Argentina. Se relevó información relacionada con políticas salariales y beneficios, así como también información especifica (salario y bono) de determinados puestos gerenciales: Gerentes Generales, Gerentes Comerciales, Gerentes de Administración y Finanzas y Gerentes de Operaciones.
“Hemos segmentado la información generando reportes por tipo de empresa (comercio, servicio e industria) y nivel de facturación, lo que permite a nuestros miembros hacer un correcto análisis de su estructura salarial y estrategia de compensaciones”, expresó Guadalupe San Martín, Gerente de Talento y Negocio de Vistage.

POR SECTORES
Los salarios de los Gerentes Comerciales y de los Gerentes de Administración y Finanzas no varían significativamente según el rubro, los primeros reciben entre $123.000 y $160.000 en empresas que facturan menos de 200 millones; y los segundos, entre $108.000 y $136.000; mientras que para empresas que facturan más de 600 millones, los Gerentes Comerciales reciben entre $245.000 y $273.000 y los Gerentes de Administración y Finanzas cobran entre $207.000 y $228.000.
Y finalmente, para el puesto de Gerente de Operaciones se observa una diferencia significativa según el rubro, por ejemplo, en empresas con facturación menor a 200 millones anuales en el rubro comercio reciben un sueldo promedio de $114.700 mientras que en el rubro servicio reciben 163.800 y en el industrial $135.000; y en empresas con facturación mayor a 600 millones, reciben $174.000 en el sector comercial, $218.000 en el rubro servicios y $288.700 en el sector industrial.
En cuanto a las políticas salariales, del total de empresas participantes de la encuesta, un 24,05 por ciento otorgó a su personal fuera de convenio un ajuste por inflación mayor al 30 por ciento, un 57,86 por ciento otorgó un ajuste de entre un 15 y 30 por ciento, y un 18,10 por ciento un ajuste menor al 15 por ciento.
Respecto de los aumentos por mérito, un 26,73 por ciento dio aumentos superiores al 5 por ciento, un 38,90 por ciento menores al 5 por ciento, y el resto de las compañías no otorgó aumentos.
Por último, el 56,32 por ciento incorporó personal durante el 2020.
Vistage es la organización líder mundial de CEOs, altos ejecutivos y dueños de empresas que nació en EE.UU. en 1957. Con oficinas en 20 países, es una comunidad global de más de 24.000 miembros. En Argentina, funciona desde el 2000 y cuenta actualmente con más de 1.600 miembros entre altos ejecutivos, CEOs y dueños de empresas, con grupos en Capital Federal y GBA, Córdoba, Rosario, Mendoza, San Juan, Jujuy y Salta.

Fuente: El Día

 

 

 

Kamado: El argentino que factura $124 millones al año con un hornito japonés

Federico Beraud, miembro Vistage del G115, nos comparte una nota que realizó para La Nación donde cuenta cómo su producto, un horno de barro cuya técnica japonesa se volvió viral en los últimos meses entre los amantes del asado a nivel nacional e internacional tuvo un impulso en las ventas debido a las “inversiones dentro de los hogares” que se hicieron ante la imposibilidad de viajar.

Ver nota completa

 

Fuera del país es un éxito bárbaro. Estamos muy fuertes en los mercados del mundo”, dice Martin Béraud, argentino, autor y fundador de Kamado KB10, un horno de barro cuya técnica japonesa lo volvió viral en los últimos meses entre los amantes del asado a nivel nacional e internacional. Durante la pandemia, el emprendimiento tuvo un impulso en las ventas que responde, según explica el empresario, a las “inversiones dentro de los hogares” que se hicieron ante la imposibilidad de viajar.

La empresa factura $124,17 millones anuales por todos los productos que comercializa alrededor del mundo.

A través del la técnica de la parrilla milenaria, este año se hicieron degustaciones en Perú, Miami, Los Ángeles y Punta del Este. “El argumento que dan los que lo compran es que tienen la plata para viajar, pero no pueden. Y como hacen home office, ponen las comodidades en la casa”, cuenta Béraud.

El emprendimiento ya tiene una sede en Chile. Desde ahí abastecen los mercados de Perú, Brasil, Estados Unidos, Canadá y el Caribe.

En tanto, desde Stuttgart, Alemania, donde también se instalaron recientemente, exportan a los países de Europa por la “comodidad económica” que implica para esos países hacer el envío y traslado de los equipos.

“El precio de producción allá es muy alto, pero la ventaja de fabricar en Alemania es que el producto es Made in Germany, la impronta de un producto con ese inscrito es muy importante. Le da prestigio a la marca, aunque la idea sea argentina, nuestra”, relata.

Originalmente, los productos se exportaban desde la Argentina, pero la posibilidad de abrir talleres en esos países permitió que la empresa creciera. “Con los socios internos pensamos que es increíble cómo no podemos exportar a todos lados desde acá. Tenemos que producir en Chile donde los costos son los mismos que en la Argentina, pero con la diferencia de que no nos cobran por exportar”, expresa. En ese país se instalaron el año pasado, mientras que en Alemania aterrizaron de la mano de un amigo del fundador hace dos.

Para enviar los hornos a otros destinos desde la Argentina, la empresa tiene que pagar el 9% de una alícuota por producto, esto encarece los costos de producción y le quita rentabilidad al negocio, señala el empresario, por lo que la idea de producirlos fuera del país les permitió sostener el negocio. “Con esta decisión se estiran los dólares. Acá entra la mitad de la plata de lo que se exporta, mientras que Chile tiene tratados de libre comercio con Perú, Canadá, con todos los países, y cuando ingresan los productos de ese país no les cobran impuestos. Acá, en cambio, cobran hasta un 9 por ciento. Al momento de hacer los números ese valor es significativo”, asegura.

Desde la Argentina sólo se hacen envíos a Uruguay. El emprendimiento también tiene proyecciones de crecimiento en Colombia y México. En este último destino, señala Béraud, están pensando instalar una fábrica.

“En la Argentina estamos creciendo bastante. En 2017 se fabricaban 150 kamados por año y ahora estamos en 600. En el resto de los países se está haciendo la inserción, que es ardua porque en los distintos lugares tienen distintas formas de comer”, afirma. Sin embargo, confían en que la publicidad de “boca en boca” pueda comenzar a dar resultados para un crecimiento más marcado del producto en el extranjero.

El año pasado mandaron a dos artistas plásticas a Stuttgart, Alemania, para enseñar la técnica. Desde la Argentina también enviaron las fórmulas para hacer el producto cuyo método se basó en una investigación que le tomó más de 10 años hasta poder lograr el producto preciso, tras observar que su proveedor japonés había cerrado las puertas de su local.

“Como no podía competir con costos del mercado asiático, pensamos en hacer algo de extrema calidad, haciendo un asado-parrilla en el mundo”, cuenta. Hoy, el negocio es único a nivel internacional y si bien la materia prima la pueden obtener en cada uno de los países donde están instalados, la técnica e idea surgió de una serie de investigaciones que hizo el emprendedor. “La técnica del japonés es tan secreta como la nuestra. Logré una fórmula que es única y somos buscados por eso”, asegura.

“Hay un interés muy grande a nivel mundial por todos los productos artesanales, es algo que tiene una exigencia muy grande en cuanto a su relación con la persona. La vibra que transmite un producto original es distinta a lo que transmite una serigrafía o un póster”, compara. Afirma que hay quienes compran el horno no para usarlo, sino para exhibirlo por la pieza que significa dentro de un hogar.

“La gente compra obras únicas. Hay series de kamados de revival y kamados japoneses del año 60, como somos los sucesores de la técnica y las obras de lo que fueron los creadores originales hacemos revival de algo que va a ser único en el mundo: el kamado art. Cada uno está hecho manualmente y califica como objeto de arte”, dice.

El precio por cada producto ronda los US$2200 en la Argentina, Chile y Perú. Mientras que en Punta del Este, Estados Unidos y Brasil llega a US$2500. En Europa, 3800 euros. Las piezas coleccionables o los llamados kamados arts salen US$ 3800 y en Europa pueden alcanzar los 6000 euros.

En el Viejo Continente el producto está catalogado como “ecológico”, ya que es utilizado a carbón y tiene autonomía. Fue pensado para asar, cocinar y ahumar a las brasas de la forma más eficiente. “Como diseñador industrial tengo metido algo en la cabeza que es la idiosincrasia japonesa: no te voy a vender algo innecesario porque se considera inmoral”, sintetiza.

 

Fuente: La Nación

 

 

 

Oportunidad con dólares en la mano: cuánto cayó el precio de propiedades en los barrios más buscados

Gabriel Brodsky, Director de Predial y miembro Vistage del G175, en una nota que brindó para iprofesional, afirma que hubo una rebaja muy conveniente para aquel que dispone de ahorro en dólares y que en algunos casos equivale a poder adquirir un ambiente más.

Les compartimos la nota completa

 

Los precios en dólares de las propiedades cayeron un 15% aproximadamente en los barrios más buscados de la Ciudad de Buenos Aires en noviembre de este año en comparación con el mismo mes de 2019.

En cuanto a las zonas con mayores caídas, según un informe realizado por la empresa Predial, se encuentran:

1. Núñez, donde las propiedades bajaron un 22,7%

2. La Paternal, con una caída del 16%

3. Palermo, que tuvo una baja de casi 15%

Para ejemplificar estos porcentajes, una unidad de 50 metros cuadrados en Núñez, donde el año pasado se conseguía en u$s217.700, hoy está en u$s177.400.

Mientras que en La Paternal, un departamento de similar superficie, estaba en u$s128.850 hoy se vende en u$s110.859.

En cuanto a Palermo, una propiedad pasó de valor u$s175.900 el año pasado, a u$s153.000 hoy.

Inversión para quienes tienen ahorro en dólares

“Estamos hablando de una rebaja muy conveniente para el que dispone de ahorro en dólares, que en algunos casos equivale a poder adquirir un ambiente más”,afirmó Gabriel Brodsky, director de Predial.

Desde que comenzó la cuarentena, la demanda cayó entre un 20 y un 30%, pero se reactivó la demanda por obras en construcción que se financian en pesos.

En otros barrios, las bajas fueron:

-Villa Crespo: -13,88%

-Flores: -6,5%

-Almagro: -5,9%

-Villa General Mitre: -5,81%

-Caballito: -5,75%

“Si bien la cuarentena, la devaluación y el freno del crédito hipotecario marcaron un parate en lo que respecta a la compra y venta de propiedades, al ajustarse mayoritariamente el valor del m2 en dólares el mercado inmobiliario volvió a generar un clima oportuno e impulsar la demanda”, concluye el trabajo.

Tasación: ¿las vistas aumentan el precio de una propiedad?

La tasación es un informe de valoración que realiza un tasador con el objetivo de establecer el valor de un inmueble a partir de determinados criterios establecidos previamente que se ponderan según considere el profesional. Algunos especialistas coinciden en que lo más importante es la ubicación y la demanda que existe y, después, la luminosidad. Mientras que otros, ponderan la superficie de la propiedad, considerando tanto la cubierta como la descubierta, y hasta la visión del paisaje.

Valuar una propiedad implica un análisis exhaustivo de comparación de atributos tales como la ubicación, la antigüedad, los ambientes, la luminosidad, la funcionalidad, los amenities, con los de otras propiedades que tengan las mismas cualidades, indica ZonaProp.

Según explica Enrique Ribotta, titular del Grupo Mega de Villa Del Parque, “el arte de una buena tasación es descubrir todos las combinaciones de factores positivos que tiene un inmueble, -que sin lugar a dudas todos los tienen- y es el profesional el que los debe descubrir”.

El valor de una buena vista

Entonces, contemplando las distintas características que se deben tener en cuenta, ¿vale lo mismo un edificio con vistas a un contrafrente, a un patio interno, una pileta o a un pulmón de edificio que aquellos que tienen vistas únicas? Martín Rao, titular del Grupo Mega del barrio de Caballito, analiza que estas variables pueden tener un positivo o negativo, dependiendo de las características que conformen la propiedad en sí y su entorno.

La analista del mercado inmobiliario y co-titular en Maure Inmobiliaria Soledad Balayan menciona que la vista no es un criterio que aumente el valor de la tasación, pero afirma: “Una vista tiene que mantener su valor intrínseco más allá de que haya un mercado deteriorado, algo único e irremplazable, que sea de por vida así”.

Dentro de las más relevantes se encuentran las vistas panorámicas. En este punto, siempre los departamentos de pisos más altos son los que mejor valoración tienen, mientras que “en los primeros pisos suele ayudar mucho la enredadera, para ver verde y lo mismo sucede al contrafrente al contar con un árbol, todo lo que es verde suma”, añade la especialista.

Según Fernando D’alvia, gerente de Toribio Achaval de la sucursal de Belgrano, las propiedades que se destacan son las unidades emplazadas en esquinas, los contrafrentes a pulmones arbolados, unidades con vistas a parques o plazas y aquellas con vistas al río. Contrariamente, una pared o un aire luz oscuro inciden y según Balayan: “A veces, es peor que un departamento interno”.

La disyuntiva que se instala abre un debate tiene que ver con el ruido. Muchas veces las vistas únicas corresponden a edificios turísticos, parques, avenidas o piletas; en todos esos casos, aquel que compra o alquila deberá negociar según sus prioridades: tener un paisaje único o evitar ciertas zonas con tránsito o bullicio.

Por otro lado, también se posicionan las plantas bajas que cuentan con patio, aunque los especialistas destacan que, en general, no tienen grandes vistas y algunas veces son unidades oscuras por lo que la luminosidad, se compensa con metros descubiertos.

La tasación ante las nuevas prioridades

Más espacios verdes y más metros son las nuevas necesidades que lideran las búsquedas dado el aislamiento social preventivo y obligatorio.

“Si antes un balcón lo tasabas de una manera, hoy quizás le das mucho más valor que antes”, resalta Soledad Balayan, quien además destaca que el balcón es algo muy valioso si se presta atención a la demanda de las personas, no solo ante las nuevas necesidades que despertó la cuarentena, sino también ante la presencia de mascotas. Además, asegura que la dificultad de vender una propiedad con balcón es menor respecto a lo que costaba antes.

La llegada del home office modificó la realidad y la dinámica de la vida cotidiana y, ante la posibilidad de trabajar y estudiar sin tener que trasladarse largas distancias, hay mayores libertades a la hora de elegir el futuro hogar.  A su vez, de acuerdo a Balayán, la luminosidad de la propiedad hoy, cuando se está todo el día en casa, es una preocupación que antes no existía con esta magnitud, señala ZonaProp.

Estos cambios también impactaron en el mercado inmobiliario, Enrique Ribotta considera que aquellas propiedades que cuentan con los codiciados “espacios libres” en tiempos de encierro prolongados, tienen mayor oportunidad de venta. Y, en esa línea Esteban Darío Esperón, titular del Grupo Mega del barrio de Saavedra, enfatiza que el foco hoy no está en conseguir el mejor valor de una propiedad, sino efectuar la venta.

Fuente: Iprofesional

 

 

 

Cuánto gana un gerente en Argentina

Compartimos una nueva nota del Diario Perfil sobre el último índice de confianza empresaria.
La encuesta realizada en más de 420 empresas pymes reveló cuál es el salario de determinados puestos gerenciales según el rubro.

 

Vistage publicó los resultados de la última encuesta salarial anual, en la que se relevó información relacionada con políticas salariales y beneficios, así como también información específica sobre el salario y el bono de determinados puestos gerenciales: gerentes generales, gerentes comerciales, gerentes de administración y finanzas y gerentes de operaciones.

Esta encuesta es diseñada exclusivamente para CEOs, dueños de empresas y líderes empresarios y brinda información actualizada a sus miembros sobre las tendencias en esta materia. En esta edición participaron más de 420 pymes que forman parte de la comunidad Vistage en Argentina.

Gerentes generales Rama comercial: en una empresa que factura menos de $ 200 millones anuales, un gerente general percibe $ 183.000 de salario mensual y en aquellas empresas que facturan más de $ 600 millones recibe $ 370.000. Sector industrial: en un rango de facturación de menos de $ 200 millones anuales, cobra $ 251.000,  y con una facturación de más $ 600 millones recibe $ 428.000; Compañías de servicios: $ 223.000 en un rango de menos de 200 millones de facturación y $ 550.000 cuando supera los 600 millones de facturación anual.

Gerentes comerciales y gerentes de administración y finanzas

De acuerdo con el estudio, los salarios de los gerentes comerciales y de los gerentes de administración y finanzas no varían significativamente según el rubro.  Los gerentes comerciales reciben entre $ 123.000 y $ 160.000 en empresas que facturan menos de $ 200 millones, y los de administración y finanzas, entre $ 108.000 y $ 136.000.

En tanto, para empresas que facturan más de $ 600 millones, los comerciales reciben entre $ 245.000 y $ 273.000 y los de administración y finanzas cobran entre $ 207.000 y $ 228.000. Gerentes de operaciones Por el contrario, sí se observa una diferencia significativa según el rubro para el puesto de gerente de operaciones. Por ejemplo, en empresas con facturación menor a $ 200 millones anuales en el rubro comercio reciben un sueldo promedio de $ 114.700 mientras que en el rubro servicio reciben $ 163.800 y en el industrial $ 135.000.

En empresas con facturación mayor a $ 600 millones, reciben $ 174.000 en el sector comercial, $ 218.000 en el rubro servicios y $ 288.700 en el sector industrial.

“Hemos segmentado la información generando reportes por tipo de empresa (comercio, servicio e industria) y nivel de facturación, lo que permite a nuestros miembros hacer un correcto análisis de su estructura salarial y estrategia de compensaciones”, expresó Guadalupe San Martín, gerente de Talento y Negocio de Vistage.

Por último, del total de empresas participantes de la encuesta, un 24,05% otorgó a su personal fuera de convenio un ajuste por inflación mayor al 30%, un 57,86% otorgó un ajuste de entre un 15 y 30%, y un 18,10% un ajuste menor al 15%. Respecto de los aumentos por mérito, un 26,73% dio aumentos superiores al 5%, un 38,90% menores al 5%, y el resto de las compañías no otorgó aumentos.

Un 56,32% incorporó personal durante 2020.

La organización líder mundial de coaching organizacional para ejecutivos y asesoría de pares con presencia en más de 20 países, realiza desde 2019 esta encuesta.

Fuente: Perfil

 

 

 

La revancha de la soda: El sifón que inventó un argentino y se exporta al mundo

Héctor Darritchon, Gerente General de “IVESS El Jumillano” y miembro Vistage del G15, nos comparte una nota que hizo el diario Clarin donde de la mano de César Darritchon, hacen un recorrido desde sus comienzos hasta su exitoso presente.

Ver nota completa

 

 

La primera imagen de esta historia es de un nene. Tiene 11 años, se llama César, y por las tardes, después de ir al colegio, de almorzar y de hacer los deberes, sale a vender garrapiñadas en uno de los cruces de tren del Camino de Cintura, en Ciudad Evita, partido de La Matanza. Sus dos amiguitos-Caito y Belinda-le contaron el secreto y él les hace caso; ya lo comprobó: cada vez que la barrera baja, busca camiones y autos en los que haya chicos. Son los mejores clientes. Los que más les compran.

La segunda es del mismo nene, a esa misma edad, pero de los fines de semana, cuando sube al carro junto a su papá. Un caballo empuja. Reparten leche primero y soda después, por las calles del barrio Villegas y alrededores, siempre en La Matanza. César aprende de su papá: grita “soderoooooooo…” en cada una de las calles del reparto, y los vecinos salen a comprarles. Más adelante dejarán el carro y pasarán a hacer el reparto en un tractor. Y juntos, ocho años después -en 1979-, enfrentan el mayor reto de sus vidas comerciales: hipotecan la casa familiar para comprar la primera fábrica de soda. Se llama Jáuregui y está en Isidro Casanova.

Pero a los cuarenta y un años de la inauguración de la primera fábrica, César Darritchon (63), el mismo nene que vendía garrapiñadas y comenzó a repartir soda a los 11 años, baja de un avión y entra a las oficinas de Coca Cola Company. Y es la última imagen de la historia. Al menos, hasta ahora.

Una de sus empresas se convierte en proveedor oficial de Coca Cola. A fines de los noventa creó una tapita con una válvula que distintas empresas de gaseosas de Francia, España, Italia, Australia, Rusia, Bulgaria, Portugal, Bielorrusia y México, entre otros países, compran para colocárselas a envases de plástico y venderlas como “sifón” de soda descartable, en los supermercados. Antes, en las góndolas, solo se veían botellas de agua con gas. Coca Cola las usa para Ciel, su línea de agua en México.

“Estaba en las oficinas de Coca Cola y me acordaba del caballo, del tractor, del barro de las calles de La Matanza, del barrio Villegas, de los días de reparto con lluvia o frío, de cuando gritaba soderooooo… Me pasé treinta años trabajando en la calle. Ese fue mi máster. Se me pasaba todo por la cabeza. Y me decía ¡y ahora estoy acá ..!”, cuenta Darritchon, en su oficina, con un barbijo que lleva el escudo de Racing.

Por estos meses, el reparto de soda a domicilio en Argentina cumple 90 años. La figura del sodero, y la imagen del camión pasando por cada una de nuestras esquinas, son prácticamente únicas en el mundo que, desde mediados de los sesenta, cambió al sifón por la botella de agua con gas. Pero de a poco está volviendo, gracias al invento de Darritchon. Desde una fábrica que comenzó en un dos ambientes de Lanús y hoy ocupa 8 mil metros cuadrados en Carlos Spegazzini, parten hacia al mundo tres contenedores semanales con 300 mil tapitas con la válvula, que anualmente convierten en sifón a cerca de 60 millones de botellas del mundo.

La relación entre los argentinos y la soda nació hacia fines de la década de 1920. Las primeras fábricas fueron abiertas por españoles que acababan de llegar a Buenos Aires, y que en España se dedicaban a lo mismo. Los sifones, en aquellas épocas de vidrio, viajaban en barco desde Francia e Inglaterra. Los repartidores trabajaban arriba de caballos. Comenzaron a salir a la calle en 1930. Y la lista de clientes, con sus direcciones y nombres, quedaban en sus memorias. No había otro registro. Hay una leyenda que dice que un repartidor renunció, y para reubicar a los clientes, siguieron a su caballo. Lo seguían a pie y veían dónde frenaba. Cuando lo hacía, era cuestión de presentarse y preguntar. Si el cliente no vivía en la casa que estaba a altura del caballo, vivía en la de al lado. No fallaba.

Es un invento europeo, pero nos quedó a nosotros”, opina Luis Taube, fundador y director del Museo del Sifón (ubicado en Berisso), donde se pueden encontrar más de 4 mil ejemplares. Y agrega que la venta a domicilio, y la figura del sodero, nació por un grupo de argentinos dueños de fábricas chicas. Hasta ese momento había una especie de monopolio, que le vendía a los restaurantes y almacenes. Los soderos más chicos no podían ingresar a ese circuito comercial. Entonces, se unieron y salieron a hacer la clientela puerta a puerta.

El primer gran cambio en la industria mundial de la soda apareció en los sesenta. El desarrollo y la innovación de las grandes franquicias de bebidas europeas hicieron que el sifón pasara al pasado. Abrieron los primeros grandes supermercados y en las góndolas comenzaron a verse botellas plásticas de agua con gas. Con la misma tapa de las gaseosas. Algunas empresas de alimentos ingresaron al rubro de las bebidas, y lo mismo: vendían agua con gas, en botellas. De plástico o de vidrio. Hoy, en todo el continente, los países que consumen más agua con gas son Alemania y Austria.

Y en Argentina, todo lo contrario. La soda siguió vendiéndose, cada vez más. Estaba a la altura del pan y la leche. El promedio era de 100 litros per cápita. Había almacenes en donde se le reponía sifones dos veces al día. Se consumía más que las grandes gaseosas. Era, por lejos, la bebida sin alcohol más vendida del país. En toda Argentina había entre 4.000 y 5.000 fábricas de soda. Y en 1965, un grupo de fabricantes funda el Instituto verificador de elaboración de soda en sifones (IVESS). La soda, dicen, se innovó. Y se fijaron normas “Ivess” para poder vender. Al tiempo nació Cimes.

En esos tiempos cada inauguración de una fábrica, o la renovación de sus máquinas, se festejaba con la visita de Nicolás “Pipo” Mancera, que transmitía desde allí, en vivo, el popular programa Sábados circulares. En Europa, y en el mundo, el sifón era historia. Pero en Argentina, aparecía en publicidades protagonizadas por China Zorrilla, Luis Landriscina, Berugo Carámbula. Hasta Carlitos Balá preguntó, en una publicidad, “¿qué gusto tiene la soda?”.

En los ochenta llega otro cambio, siempre en Argentina, el único país que seguía consumiendo soda. El sifón deja de ser de vidrio y nace el de plástico, retornable, que es el que reparten los soderos hasta el día de hoy. Se trata de un invento argentino. En 1991 comienza la época dorada. Y en el 92, la venta de soda bate un récord.

“El sifón caracteriza a los argentinos”, retoma Taube, del Museo. “Por ahí hay algún que otro reparto en Uruguay y en un par de pueblitos de España. Pero acá encontrás camiones en todo el país. En cualquiera de nuestros pueblitos toman soda. Estuve en pueblos de dos mil habitantes que tienen dos fábricas de soda. Y les va bien a las dos. Los turistas que vienen al museo no tienen la menor idea de que es un invento europeo. El sifón les gusta”. 

En la actualidad, se estima que la soda ocupa el 20% de la carga del camión de cualquier repartidor. El resto es agua. El sodero se reinventó: su fuerte son los bidones de 12 litros. Eso, en el AMBA. En el interior, la diferencia se achica. Se cree que en Argentina hay cerca de 5 mil repartidores de soda. En ciertos casos es tan cercana la relación entre soderos y clientes, que los repartidores son invitados a cumpleaños familiares, o les entregan las llaves de su casa, o les prestan sus propiedades en la costa, para que vayan a veranear. Entre 2001 y 2002, la serie “El sodero de mi vida”, producida por Pol-ka, mostró mucho del vínculo.

Ahora es un viernes de septiembre y Darritchon camina por uno de los pasillos de SIDES, la anteúltima empresa que creó. Fue en 1997 y en la actualidad produce cabezales para sifones descartables (más adelante, en 2008, compraría El Jumillano, de la que es su gerente. Hoy, sus dos fábricas de distribución de soda y agua están en el podio de las empresas que más venden). Las paredes repasan la historia del lugar. Muestran las publicidades de los productos que llevan su cabezal en todo tipo de idiomas. A diario, la producción es de 500 mil. El 45% del total terminan en containers que viajan al extranjero. El resto es para los clientes nacionales. De todo el país.

A mediados de los noventa, luego de los tres años de mejores ventas, el sifón llegó a las góndolas. En modo descartable. Era sin gatillo. Había que apretar un botón en la cima del cabezal. El empresariado de los supermercados no estaba conforme con el producto, por la sensibilidad. Los niños lo tocaban sin querer y dejaban un enchastre. En una reunión, le preguntaron a César si podría crear “un sifón sin botón ni palanca, pero con gatillo”. “En un principio sentimos que había sido una manera correcta de decirnos que no querrían ningún producto nuestro”, recuerda. “¿Cómo íbamos a hacer un sifón con gatillo pero sin palanca? Era una complejidad. Aunque emprendimos igual. Creo que nos metimos por la sangre de soderos, de ir siempre para adelante y del impulso por el trabajo”.

Hablaron con un diseñador industrial y con gente de la industria del plástico. Luego de varios intentos, llegaron a un cabezal con palanca de accionamiento embutida y rebatible. Además, tuvieron que reformar algunas máquinas, y comprar otras. Lo registraron como invento. Durante los primeros dos años dicen que tenían que tirar dos de cada tres cabezales, de lo mal que salían. Para la fábrica de Darritchon, el objetivo del producto era entrar al mercado de las góndolas de los super. Y lo lograron. “Ese paso es como el jugador de fútbol al que lo llaman de un club de Europa”, compara. Pero dos años después, la historia iba a cambiar. Y para bien.

“Es que más allá del trabajo, la perseverancia, las inversiones, la suerte te tiene que acompañar”, asegura Darritchon. Y su suerte no vino con cábalas o gualichos. Un día cualquiera, de 1999, sonó el teléfono de la fábrica. Llamaba un sodero de la vieja escuela, desde Barcelona. Un catalán que recordaba los últimos sifones de su ciudad, a comienzos de los sesenta. Decía querer comprarles el producto. “Los soderos somos tipos que tenemos burbujas en la sangre. El sifón es como un hijo para nosotros. Para el catalán, volver a vender sifones, nos dijo, era como volver a vivir”, cuenta. 

De un día para el otro, en aquel dos ambientes de Lanús donde funcionaba la fabriquita donde hacían los cabezales, comenzaron a llenar contenedores, por primera vez. Uno cada tres meses. Y el catalán, cumplió un sueño. A nivel personal y comercial. “Volvió el sifón”, decía su campaña de publicidad. Y sin darse cuenta, aunque imaginándolo, también cumplió uno de César. Su agua con gas, en su botella, con la tapita y la válvula que compraba en Argentina, se convirtió en sifón, y en soda. Y ocupó las góndolas de todas las sucursales de El Corte Inglés. De una punta a la otra de España. Fue la mejor publicidad para el emprendimiento que se hacía en Lanús, y de a poco, dejaba de ser a pulmón.

Muchos de los grandes empresarios de la bebida viajan a Barcelona. Ya sea por vacaciones, por negocios o lo que fuera. Y una de las primeras cosas que hacen es entrar a los supermercados y ver qué novedades hay. Y la novedad de aquellos tiempos eran los sifones. Así, el teléfono de la fabriquita de Lanús pasó a sonar más seguido, por ser un invento propio y contar con la licencia. Llamaban de todo el mundo. La cantidad de consultas los convenció de empezar a participar en las grandes ferias internacionales de bebidas. El sifón generaba algo. Para todos, la gran mayoría de los interesados, era algo nuevo.

“Representaba una innovación. Compraron un producto argentino, y una cultura argentina. A medida que aparecían más interesados, decidimos ir a una feria internacional de bebidas. Fue en Miami. Notamos que el público se interesaba, les resultaba novedoso. Pero no vendimos ni una sola tapita”, cuenta.

La segunda feria en la que ocuparon un stand fue en la ciudad de México. Y tampoco vendieron nada. En la tercera, también en la misma ciudad, les fue igual. Mucho interesado y cero ventas. Pero como una señal más de que las cosas buenas llegan a los que siguen intentando, en el cuarto viaje se volvieron con la empresa número uno de gaseosas, a nivel mundial, de cliente: Coca Cola.

Y la fabriquita de un dos ambientes de Lanús pasó a una fábrica de Quilmes. Los clientes también crecieron. Hasta desde India y Andorra llamaron y les compraron. Cada tanto, César recibe llamadas. Sus amigos, de vacaciones o de viaje por el exterior, le comentan que están en supermercados de Rusia, Cancún, Miami o Milán y encuentran los productos con su invento en la tapa. Le envían fotos.

Y le pasó, personalmente, de viajar a un pueblito de sus suegros, en Italia. Antes de la primera cena, pasó a comprar algo al super chiquito y se quedó embobado: se encontró con lo que fabrica. Y ahí, los mismos sentimientos que en las oficinas de Coca Cola: el caballo, el tractor, el rastrojero, el barro de La Matanza, los días de lluvia y frío repartiendo sifones. “En la vida, la adversidad siempre es un poco necesaria”, concluye, a modo de reflexión y consejo. “Por más dinero que tengas, hay muchas cosas que no vas a entender si no empezás de abajo. Y cuando tenés la experiencia de haber guardado peso por peso, de los días que te mojaste, y sentís la confianza para jugártela, hacelo. Pero andá con todo. Aun sabiendo que sin riesgos no hay nada “.  

Fuente: Clarín 

 

 

 

El 58% de las firmas aumentó salarios entre 15 y 30% este año

Compartimos una nueva nota del Diario Perfil sobre el último índice de confianza empresaria.
La encuesta salarial 2020 dejó como resultado que pese a Ja pandemia más de la mitad de las firmas incorporó personal y la mayoría de las empresas aumentó salarios entre un 15y 30%, en medio de una inflación interanual del 37% y una acumula del 27% hasta octubre.

La encuesta salarial 2020 a CEOs y líderes empresarios de Vistage dejó como resultado que pese a Ja pandemia más de la mitad de las firmas incorporó personal y la mayoría de las empresas aumentó salarios entre un 15y 30%, en medio de una inflación interanual del 37% y una acumula del 27% hasta octubre.

De las 420 empresas encuestadas, un 24,05% otorgó a su personal fuera de convenio un ajuste por inflación mayor al 30%, un 57,86% otorgó un ajuste de entre un 15 y 30%, y un 18,10% un ajuste menor al 15%.

Respecto de los aumentos por mérito, un 26,73% dio aumentos superiores al 5%, un 38,90% menores al 5%, y el resto de las compañías no otorgó aumentos. Pese a la pandemia y las medidas de distanciamiento o aislamiento social, el 56,32% incorporo personal durante 2020.

Vistage también elaboró un análisis del nivel de ingresos en las distintas gerencias.

“Hemos segmentado la información generando reportes por tipo de empresa (comercio, servicio e industria) y nivel de facturación, lo que permite a nuestros miembros hacer un correcto análisis de su estructura salarial y estrategia de compensaciones”, expresó Guadalupe San Martín, Gerente de Talento y Negocio de Vistage,

En Ja rama comercial, en una empresa que factura menos de $ 200 millones anuales, un Gerente General percibe $ 183.000 de salario mensual y en aquellas empresas que facturan más de $ 600 millones recibe $ 370.000; en el sector industrial en un rango de facturación de menos de $ 200 millones anuales, cobra $ 251.000 y con una facturación de más $ 600 millones recibe $ 428.000; y en las compañías de servicios, $ 223.000 en un rango de menos de 200 millones de facturación y $ 550.000 cuando supera los 600 millones anuales.

Participaron 420 empresas Pymes que forman parte de la comu nid ad Vistage en Argentina, Se relevo Información relacionada con políticas salariales y beneficios, así como también información especifica (salario y bono) de determinados puestos gerenciales en distintas áreas de operación.

Fuente: Perfil

 

 

 

Las inversiones caerían por el impuesto a la riqueza

Les compartimos la nota que realizó el Dr. Horacio Cardozo, titular de “Cardozo & Lapidus Abogados” y miembro Vistage del G42 para el diario Perfil sobre el impuesto a la riqueza. Destaca que “en un país, con contribuyentes agotados fiscalmente, no será positivo y se traducirá, aún más, en una disminución de las inversiones y por ende de la generación de trabajo.

 

La realidad argentina no deja de entretenernos, condimentada con depreciación monetaria diaria, aumento de la presión fiscal para las empresas y personas humanas e incremento exponencial del gasto público. Para los denominados especialistas tributarios, nos resulta casi un ejercicio lúdico el análisis de los nuevos tributos que se aplican como una suerte de parches, en un intento de compensar las constantes fugas de las arcas estatales. Este evento, podemos apreciarlo tanto desde los municipios que crean tasas para la “investigación” del covid-19, que impactan en los vecinos y comercios de su localidad, hasta por parte del Estado nacional que crea estas nuevas especies impositivas, intentando alcanzar con ella a determinados grupos de individuos.

Respecto de esto último, del Impuesto a las Grandes Fortunas o Aporte Solidario (dejo a su criterio la denominación), cabría preguntarse qué dice la  Constitución Nacional al respecto o la Corte Suprema que es su interprete. Como derivación intrínseca del derecho de propiedad observamos el principio de no confiscatoriedad, el cual en los términos de la CSJN en el conocido precedente “Candy”, fue calificado en aquellos casos cuando “…la alícuota efectiva a ingresar de acuerdo con esos parámetros insume una sustancial porción de las rentas obtenidas por el actor y excede cualquier límite razonable de imposición…”.

Por ello, al considerar que este nuevo impuesto observa como presupuesto objetivo el patrimonio del contribuyente, resulta en ese sentido análogo tanto al conocido Impuesto sobre los Bienes Personales (Nacional), como a muchos impuestos de orden provincial y/o municipal, tales como Impuesto Inmobiliario, Impuesto Automotor y demás especies que se aplican sobre el patrimonio.

Ahora bien, más allá del supuesto de múltiple imposición económica que se genera, pues un mismo patrimonio pasa a estar gravado por diferentes tributos y en distintos órdenes de gobierno (no inconstitucional en si mismo), en lo atinente a la absorción de una porción sustanciosa del patrimonio, un contribuyente con bienes en el exterior habría pagado por la alícuota de 2,25% de BP, y si está en la escala más alta, pagará ahora otros 5,25%, es decir una tasa efectiva total sobre su patrimonio al 31 de diciembre pasado de 7,5%. Sin ingresar inclusive en el detalle más fino producto del impacto de las restantes especies tributarias provinciales y municipales, lo cual daría un número aún mayor.

En otros términos, a nivel económico el impuesto alcanza las participaciones societarias de los individuos. Es decir, que quien posea acciones de una firma cuya valuación patrimonial incluya, por ejemplo, maquinaria o grandes desarrollos de infraestructura, podrían encontrarse alcanzados por esta nueva imposición fiscal. Esto se traduce en que los propietarios de las empresas con mayor nivel productivo, deberán pagar un impuesto justamente sobre el patrimonio que posee dicha industria destinada a la producción, que nos lleva a pensar que el impuesto alcanzará a muchas mas personas de las lo 9.000 informadas en el Congreso.

Finalmente, si tomamos en cuenta a nuestros vecinos hispanoamericanos vemos que actualmente en Uruguay se aplica el Impuesto al Patrimonio, el cual grava los activos en el país, menos ciertos pasivos, con tasas del 1,5% para las personas jurídicas y tasas progresivas que varían entre 0,6% o 0,7% y 0,9 o 1,5% para las personas físicas y  que el mínimo no imponible para personas físicas asciende a aproximadamente u$s120.000, duplicándose dicho monto en el caso de las familias. Casos en la región Por último, hablando del caso chileno, siempre se ha observado una realidad ambivalente frente a los impuestos patrimoniales, resultando de ello que existen un abanico de tributos que observan como presupuesto objetivo el patrimonio de los individuos, intentando con ello disminuir las cargas sobre las rentas empresariales. No obstante, con la situación de emergencia sanitaria producto de la propagación del covid-19, en Chile se ha planteado la implementación de un denominado “impuesto a los súper ricos”, donde por única vez, los sujetos que cuenten con un patrimonio superior a los u$s 22 millones, abonarían un tributo de 2,5% sobre el mismo. En definitiva, podríamos afirmar que alrededor del mundo los Estados se encuentran analizando diferentes medidas, todo ello a consecuencia del COVID-19, las cuales encuentran su síntesis en dos extremos: menor presión fiscal para las empresas e individuos o, por el contrario, su incremento. Todo indicaría que será la observación de la realidad de cada uno de ellos con el devenir del tiempo, el hecho que verifique cual camino resultaba más adecuado. Nuestra opinión es que en la Argentina, con contribuyentes agotados fiscalmente, no será positivo y se traducirá, aún más, en una disminución de las inversiones y por ende de la generación de trabajo. *Profesor Posgrado Derecho Tributario (UBA) y Titular Cardozo abogados.

Fuente: Iprofesional

 

 

 

Reunión con empresarios del Sistema B y emprendedores del Barrio Rodrigo Bueno

Participaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore.

 

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, se reunieron con empresarios del Sistema B y emprendedores del Barrio Rodrigo Bueno para intercambiar experiencias y promover proyectos de desarrollo con el fin de generar oportunidades para los vecinos.

Sistema B es una organización que busca el fortalecimiento de las empresas y diferentes actores de la economía que dan solución a problemas sociales y ambientales.

Hubo un intercambio de experiencias con el objetivo de promover proyectos de desarrollo y así generar oportunidades para los vecinos.

 

 

 

 

 

Mejora la confianza empresarial

El Índice de Confianza Empresaria Vistage, presentó los resultados del tercer trimestre de 2020. En este período el índice reflejó una leve mejora: subió a 69 puntos, esto es 23 puntos más que el trimestre anterior.
Seguimos compartiendo repercusiones del nuevo índice de confianza empresaria. En este caso, del Diario Ámbito.

 

El Índice de Confianza Empresaria Vistage, el sondeo trimestral que la organización líder mundial de CEO realiza desde 2006 a empresarios argentinos, presentó los resultados del tercer trimestre de 2020. En este período el índice reflejó una leve mejora: subió a 69 puntos, esto es 23 puntos más que el trimestre anterior.

De todos modos, a pesar de esa mejora, las expectativas económicas del país para los próximos 12 meses siguen siendo moderadas: sólo el 20% de los encuestados dijo que espera que el escenario económico mejore, a diferencia del 75% del trimestre anterior. Mientras tanto, otro 20% consideró que se mantendrá igual, y un 60% expresó que empeorará.
Rol. La Hidrovía tiene valor estratégico para el comercio exterior.

Respecto al comportamiento de la economía, comparado con un año atrás, 89% de los empresarios indicó que empeoró, y un 7%expresó que se mantuvo igual. Sólo un 4% dijo advertir una mejoría.

En cuanto a la rentabilidad en los próximos 12 meses, un 23% consideró que aumentará, y un 44% indicó que disminuirá. En cambio, un 33% expresó que se mantendrá igual.

Con relación al volumen en unidades vendidas, el 45% de los encuestados opinó que aumentará. En cambio, el 33% expresó que se mantendrá igual y un 22% sostuvo que disminuirá

Fuente: Ámbito

 

 

 

 

Pese a las expectativas negativas sobre la economía, sube la confianza empresaria

“Este nuevo índice se da aún en medio de una situación de aislamiento que sin duda influye y mucho en la percepción y en el optimismo o no de los empresarios”. La opinión de Alejo Canton, Presidente de Vistage Argentina, en la nota del Diario El Día de La Plata, que revela los resultados del último indice de confianza empresaria.

 

Los principales CEOs del país afirman que la economía empeoró respecto a 2019 y el 60% cree que estará peor en 2021 Las expectativas de los empresarios argentinos muestran un horizonte poco promisorio, según el Índice Vistage que mide la confianza entre casi 450 CEOs y titulares de compañías en la Argentina, aunque revela mejores perspectivas desde el punto de vista de la confianza.

Esta medición llegó a 69 puntos en el tercer cuatrimestre del año e implica una suba de 23 puntos desde el trimestre inmediatamente anterior, pero también es una mejora considerable del piso de 37 puntos que se registró en el primer trimestre del año.

En el inicio de la cuarentena se llegó al menor nivel de confianza en la historia de este indicador, y vale la pena recordar que la mayoría de los CEO consultados esperaba poder estar operando con normalidad en octubre, es decir, en el trimestre actual.

Las perspectivas de los empresarios para el futuro de los negocios no son positivas
Aún así, las perspectivas de los empresarios para el futuro de los negocios no son positivas. El 89 por ciento coincide en que la economía argentina empeoró en el último año y un 60 por ciento espera que siga en la misma tendencia en los próximos 12 meses.

Vistage es la mayor organización mundial de CEOs, altos ejecutivos y dueños de empresas, fundada en EE.UU. en 1957. Con oficinas en 20 países, es una comunidad global de más de 23.000 miembros y en Argentina funciona desde el 2000. Cuenta actualmente con más de 1.400 miembros entre altos ejecutivos, CEOs y dueños de empresas, con grupos en CABA, Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza, San Juan, Jujuy y Salta.

Por otra parte, así como en el segundo trimestre, la incertidumbre económica, financiera, política, sigue siendo el principal problema para el 58 por ciento de los consultados. Pero esta vez, el segundo lugar lo ocupó el encontrar, atraer y retener personal, con el 11 por ciento de las respuestas. En el relevamiento de junio, solo 5 por ciento de los CEOs había mencionado esta temática.

“Los empresarios argentinos continúan sufriendo una situación de incertidumbre económica, de allí que el 58 por ciento del empresariado expresó preocupación por la economía local o internacional y las finanzas públicas. Este nuevo índice se da aún en medio de una situación de aislamiento que sin duda influye y mucho en la percepción y en el optimismo o no de los empresarios”, expresó Alejo Cantón, Presidente de Vistage Argentina.

REPUNTE
Lo que mejoró en este caso es la percepción sobre la situación particular de cada empresa. En el segundo trimestre del año el 64 por ciento esperaba que la rentabilidad de su organización disminuyera mientras que en el último trimestre solo el 44 por ciento sostiene esa posición. Y la cantidad de empresarios que preveían una mejora creció de 14 por ciento a 23 por ciento en el mismo lapso.

La facturación fue otro ítem que pegó un “volantazo”. A mitad de año el 42 por ciento de los consultados esperaba que, incluso con la inflación, disminuyeran sus ingresos en los próximos 12 meses. Ahora el 17 por ciento anticipa ese resultado mientras el 52 por ciento estima un incremento.

Fuente: El Día