Emprendedor argentino creó un producto para la protección e higiene de celulares

Diego Licenblat y Marcelo Sánchez miembros del G86 se asociaron para lanzar este novedoso producto al mercado.

En tiempos de coronavirus la higiene personal y de superficies es central para evitar contagios y la propagación del virus Covid-19. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón y propiciar el distanciamiento social, entre otras medidas de prevención, resultan claves para mitigar la propagación. No obstante, actualmente no adoptamos las mismas precauciones y hábitos de higiene con algunos de los objetos cotidianos con los cuales convivimos diariamente, en el trabajo, en la calle o en el hogar.

El celular es un dispositivo que frecuentemente está en nuestras manos. Hace un tiempo Deloitte reveló que la primera actividad del día para el 28% de los argentinos es consultar el celular, una acción que el 11% realiza más de 200 veces en el día. Actualmente esta situación se vio intensificada tras convertirse en el canal principal de contacto social, por ende los dispositivos están tan expuestos como sus usuarios a contaminarse con bacterias que circulan en el aire y en las distintas superficies.

Según un estudio de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), un teléfono celular tiene en promedio 10 veces más bacterias que la tapa de un inodoro, mientras que nueve de cada 10 contienen un microbio potencialmente propagador de alguna enfermedad. Según un estudio de la revista Time la mayoría de las personas no se toman un segundo para pensar cuándo o dónde usan sus teléfonos celulares. En dicha publicación, Emily Martin, profesora asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan, explicó: «Debido a que las personas siempre llevan sus dispositivos incluso en situaciones en las que usualmente se lavarían las manos antes de hacer cualquier cosa, los teléfonos celulares tienden a volverse bastante asquerosos».

Actualmente no existe desinfección segura y efectiva para los celulares, no obstante, en Argentina se desarrolló Bio-Glove, un innovador producto que cubre el celular y protege su superficie de la contaminación. Se trata de un contenedor plástico, descartable y con cierre hermético que cubre el teléfono en su totalidad e impide que el usuario conviva con virus, bacterias y gérmenes. Además habilita su usabilidad en forma total; con esta protección es posible escribir mensajes, enviar audios, utilizar el reconocimiento facial, la huella dactilar y hablar sin interferencias; como si no estuviese cubierto. Asimismo, Bio-Glove es descartable y reciclable, una vez que se utiliza el producto en el exterior y se regresa al hogar, se desecha junto con las bacterias con las que pudo haber estado en contacto.

“Por nuestro know how con el diseño, la tecnología y la innovación, pudimos desarrollar un producto que es realmente muy económico, accesible y fácil de usar. Estamos muy contentos desde BiolabFX de aportar un pequeño grano de arena a prevenir la propagación del Coronavirus, como también otros virus y gérmenes que habitualmente viven en nuestros teléfonos celulares”, comentó Diego Licenblat CEO de la empresa.

Esta funda protectora está desarrollada con Polietileno de Baja Densidad (LPDE) un material de alta calidad, versátil que ofrece óptimas ventajas: es translucido (otorga 100% de visibilidad del dispositivo), tiene alta resistencia al impacto y flexibilidad (incluso en temperaturas bajas). Al ser un polímero termoplástico, es fácil de procesar por lo que tiene un potencial de reciclado muy elevado.

Bio-Glove podrá adquirirse en los principales retailers y tiendas más importantes de Argentina. El paquete contiene 50 contenedores descartables.

Fuente: Business Trends