Se desploma la confianza empresarial

El 89% espera que la economía empeore, que en 2020 la inflación sea de 53,17% y el 80% no contratará personal.

A principio de la cuarentena decretada por el gobierno nacional, la mayoría de las grandes empresas que participan de la organización de CEO, Vistage, en el país, anticipaba que no tenía “caja” para aguantar sus gastos sin generar ingresos por más de dos meses.

Más de cuatro de cada 10 de las 250 firmas consultadas entonces por la organización que dirige Alejo Cantón advertían sobre este dato, y el mencionado gerente general levantaba las alarmas sobre todo porque a esta entidad la integran firmas de distinto tamaño que ya se encuentran en una etapa de desarrollo en la que cuentan con cierto margen para invertir tiempo y dinero en mejorar su crecimiento y productividad. “Si estas empresas están preocupadas, es muy probable que en el total de las firmas del país sea más grave”, señalaba por entonces Canton a un medio nacional.

Así, y a un poco más un mes de aislamiento social, preventivo y obligatorio, estas empresas avizoran un oscuro panorama, incluso con el esfuerzo extraordinario que el Estado estaría haciendo para ayudar a las empresas a pagar los sueldos, la confianza de los empresarios ya estaría perdida.

El último Índice de Confianza Empresaria VISTAGE, medido entre la última semana de marzo y la primera de abril, mostró una brutal caída de este indicador, que de 88 puntos pasó a 37, para el primer trimestre, año a año.

“Este es, por lejos, el resultado más bajo desde que comenzamos a medir el Índice de Confianza Empresaria en 2006. En estos 14 años, los puntos anteriores más bajos habían sido 62 en 2014 y 61 en 2018. Este Q1 2020 refleja, más que inquietud y desánimo, una fuerte alarma del empresariado con respecto a la economía en general y a las perspectivas para sus empresas en particular”, expresó Cantón.

Unos 170 empresarios, números uno, CEO, altos ejecutivos y dueños de empresas respondieron esta vez la encuesta de Vistage Argentina. Entre ellos, el 89% espera que las condiciones económicas del país empeoren en los próximos 12 meses.

Al ser consultados por las principales preocupaciones que los aquejan en su empresa, el 52% puso en primer lugar a la incertidumbre económica (preocupaciones por la economía local o internacional, finanzas públicas, etc.) La disponibilidad de “caja” sigue en el segundo puesto, con 20% de las menciones.

Alerta sobre personal y sueldos

Otra alerta roja que preanuncia también el informe de Vistage es que en el plano de contrataciones habrá un escenario de virtual congelamiento.

Es inédito el resultado, pero el 80% de los empresarios consultados confirmó que no incorporará nuevo personal en los próximos 12 meses.

También de alguna forma la encuesta refleja cómo incluso en este tipo de compañías de mediano tamaño los reclamos salariales pasaron a segundo plano durante el período de aislamiento.

El 37% de los empresarios dijo que las “excesivas presiones gremiales” no aplican en su caso y otro 35% contestó que en este momento no le resulta un tema relevante. Solo un 9% de quienes respondieron tienen esta preocupación, y el 19% asegura que es “manejable” la presión que recibe de parte de los sindicatos.

Pero incluso sin presiones salariales, afrontar el gasto de sueldos en medio del contexto de aislamiento es una tarea casi imposible tanto para organizaciones que están sin actividad hace un mes como para las que están exceptuadas de la cuarentena pero con escasas ventas e ingresos.

El gobierno nacional lanzó distintos programas de asistencia y recurrió a los bancos para que ofrecieran créditos blandos a las Pyme que se encontraran en esa situación. Sin embargo, un informe del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU) dio a conocer el fin de semana pasado que persiste la falta de acceso al crédito para afrontar los problemas de sueldos y cheques rechazados. “Al cierre de la encuesta -dice el estudio de la Unión Industrial- la mayoría de las empresas no pudo acceder a los programas de crédito”.

En ese marco, el 87% ya declara problemas para pagar sueldos. Previendo el agravamiento de la crisis de las familias si esto se efectiviza es que el gobierno nacional publicó este lunes el decreto 376/2020.

En esencia, extendió la cantidad de empresas que pueden solicitar que el Estado financie un “salario complementario” para sus empleados, y también incluyó en la medida a los que no se encuadran en los regímenes de negociación colectiva, es decir, los empleados fuera de convenio de las firmas comprendidas.

Con los cambios recientes, más compañías acceden a este beneficio junto con la postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino.

Perspectivas empresarias

Un 80% de los 170 encuestados por Vistage expresó que su rentabilidad disminuirá en los próximos 12 meses, y un 69% indicó que el volumen en unidades vendidas también disminuirá.

Respecto a las perspectivas de inversión en activos fijos para los próximos 12 meses, el 52% de los empresarios piensa reducir su inversión y un 42% estima mantenerla igual, mientras que sólo un 6% piensa que aumentará.

Por su parte, el 64% de los encuestados refleja que, en los próximos 12 meses, su facturación caerá; el 20% cree que se mantendrá igual; y un 16% piensa que crecerá.

Asimismo, el 54% de los empresarios creen que los precios de sus productos o servicios aumentarán en los próximos 12 meses, el 30% cree que se mantendrán igual, y sólo un 16% considera que bajarán.

Por último, los encuestados proyectan al 31 de diciembre de 2020 un promedio de inflación del 53,17%, y el tipo de cambio a $103 por dólar.

Fuente: El Sol de Mendoza

Desde la cuarentena, crece el pesimismo de empresarios y consumidores sobre el futuro de la economía

El 60% de los empresarios considera que las condiciones presentes son peores que las de hace 12 meses, según el índice Vistage. En tanto, la confianza del consumidor sobre la actualidad económica que mide la UTDT retrocedió 4,7% respecto de marzo.

El 60% de los empresarios considera que las condiciones presentes son peores que las de hace 12 meses, según el índice Vistage. En tanto, la confianza del consumidor sobre la actualidad económica que mide la UTDT retrocedió 4,7% respecto de marzo. Las perspectivas de los empresarios y los consumidores sobre las condiciones macroeconómicas actuales empeoraron significativamente desde el comienzo de la cuarentena del coronavirus , al igual que las expectativas a mediano plazo, según mostraron los índices de confianza de Vistage Argentina y de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) , respectivamente.

Si bien el primero corresponde a la lectura empresaria del primer trimestre del año y el segundo se ciñe a la lectura de los consumidores y pertenece a abril, los intervalos de las fechas en las que se realizaron los relevamientos son similares.

El relevamiento de confianza de Vistage del primer trimestre, realizado a 170 empresarios tanto de grandes compañías como de pymes entre el 27 de marzo y el 6 de abril , bajó 58% respecto al guarismo de final de 2019, al caer de 88 unidades a 37, el menor nivel desde comienzos de 2016

El 60% de los empresarios encuestados consideró que las condiciones macroeconómicas actuales son peores que las de hace 12 meses , mientras que el 32% cree que siguen igual y apenas el 8%, que mejoraron.

El panorama respecto a las expectativas es más sombrío aún, dado que el 89% espera que la situación estará peor, mientras que apenas el 6% augura que se mantendrá y un 5%, que mejorará.

En cuanto a las condiciones de las empresas, el 80% de los empresarios vaticina que su rentabilidad disminuirá en los próximos 12 meses, en tanto que sólo el 6% espera mayores ganancias y el 14% no espera cambios.

Similares son las expectativas respecto a las ventas, dado que el 69% prevé caídas en los próximos 12 meses y sólo el 13% ve una expansión. El 18% considera que se mantendrán al mismo nivel.

Las perspectivas en cuanto al personal son más estables, dado que el 56% considera que la dotación se mantendrá en los próximos 12 meses y un 36% cree que habrá recortes. Sólo un 8% considera que contratará más empleados.

Más elasticidad presentan los pronósticos sobre inversiones, dado que el 52% vaticina que disminuirán en los próximos 12 meses. Un 42% las mantendrá y sólo un 6% las aumentará, según las cifras del relevamiento de Vistage.

Por el lado de los consumidores , el Índice de Confianza al Consumidor (ICC) de abril del Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la UTDT, construido a partir de un relevamiento realizado entre el 30 de marzo y el 13 de abril , mostró un retroceso de 4,7% respecto al mes pasado.

En el desagregado, el subíndice de situación personal subió 5,9% y el de situación macroeconómica aumentó 1,8%, siempre respecto al mes anterior.

El componente de bienes durables e inmuebles se desplomó un 55,1%, casi en su mínimo histórico de enero de 2002.
Por territorio, la confianza del consumidor bajó 6,3% en Capital Federal, un 6,0% en el Gran Buenos Aires y 1,6% en el interior. La pérdida entre los sectores de mayor ingreso fue de 3,7%, en tanto que en los segmentos de menor ingreso alcanzó el 5,1%.

Las perspectivas por las condiciones económicas presentes se derrumbaron 20,7% a 19,1 unidades, mientras que las expectativas para los próximos doce meses subieron 1,8% a 59,5 enteros, por lo que la brecha entre ambas variables se estiró a 40,4 puntos.

Fuente: Cronista.com

Desplome brutal de la confianza empresaria en el primer trimestre del año

El 89% espera que la economía empeore, que en 2020 la inflación sea de 53,17% y el tipo de cambio esté a $103 por dólar. El 80% no contratará personal.

Al principio de la cuarentena decretada por el gobierno nacional, la mayoría de las grandes empresas que participan de la organización de CEO, Vistage, en el país, anticipaba que no tenía “caja” para aguantar sus gastos sin generar ingresos por más de dos meses.

Más de cuatro de cada 10 de las 250 firmas consultadas entonces por la organización que dirige Alejo Cantón advertían sobre este dato, y el mencionado gerente general levantaba las alarmas sobre todo porque a esta entidad la integran firmas de distinto tamaño que ya se encuentran en una etapa de desarrollo en la que cuentan con cierto margen para invertir tiempo y dinero en mejorar su crecimiento y productividad. “Si estas empresas están preocupadas, es muy probable que en el total de las firmas del país sea más grave”, dijo entonces Canton a iProfesional.

A un mes de aislamiento social, preventivo y obligatorio, estas empresas avizoran un oscuro panorama, incluso con el esfuerzo extraordinario que el Estado estaría haciendo para ayudar a las empresas a pagar los sueldos, la confianza de los empresarios ya estaría perdida.

El último Índice de Confianza Empresaria VISTAGE, medido entre la última semana de marzo y la primera de abril, mostró una brutal caída de este indicador, que de 88 puntos pasó a 37, para el primer trimestre, año a año.

“Este es, por lejos, el resultado más bajo desde que comenzamos a medir el Índice de Confianza Empresaria en 2006. En estos 14 años, los puntos anteriores más bajos habían sido 62 en 2014 y 61 en 2018. Este Q1 2020 refleja, más que inquietud y desánimo, una fuerte alarma del empresariado con respecto a la economía en general y a las perspectivas para sus empresas en particular”, expresó Cantón.

Unos 170 empresarios, números uno, CEO, altos ejecutivos y dueños de empresas respondieron esta vez la encuesta de Vistage Argentina. Entre ellos, el 89% espera que las condiciones económicas del país empeoren en los próximos 12 meses.

Al ser consultados por las principales preocupaciones que los aquejan en su empresa, el 52% puso en primer lugar a la incertidumbre económica (preocupaciones por la economía local o internacional, finanzas públicas, etc.) La disponibilidad de “caja” sigue en el segundo puesto, con 20% de las menciones.

Alerta sobre personal y sueldos

Otra alerta roja que preanuncia también el informe de Vistage es que en el plano de contrataciones habrá un escenario de virtual congelamiento.

Es inédito el resultado, pero el 80% de los empresarios consultados confirmó que no incorporará nuevo personal en los próximos 12 meses.

También de alguna forma la encuesta refleja cómo incluso en este tipo de compañías de mediano tamaño los reclamos salariales pasaron a segundo plano durante el período de aislamiento.

El 37% de los empresarios dijo que las “excesivas presiones gremiales” no aplican en su caso y otro 35% contestó que en este momento no le resulta un tema relevante. Solo un 9% de quienes respondieron tienen esta preocupación, y el 19% asegura que es “manejable” la presión que recibe de parte de los sindicatos.

Pero incluso sin presiones salariales, afrontar el gasto de sueldos en medio del contexto de aislamiento es una tarea casi imposible tanto para organizaciones que están sin actividad hace un mes como para las que están exceptuadas de la cuarentena pero con escasas ventas e ingresos.

El gobierno nacional lanzó distintos programas de asistencia y recurrió a los bancos para que ofrecieran créditos blandos a las Pyme que se encontraran en esa situación. Sin embargo, un informe del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU) dio a conocer el fin de semana pasado que persiste la falta de acceso al crédito para afrontar los problemas de sueldos y cheques rechazados. “Al cierre de la encuesta -dice el estudio de la Unión Industrial- la mayoría de las empresas no pudo acceder a los programas de crédito”.

En ese marco, el 87% ya declara problemas para pagar sueldos. Previendo el agravamiento de la crisis de las familias si esto se efectiviza es que el gobierno nacional publicó este lunes el decreto 376/2020.

En esencia, extendió la cantidad de empresas que pueden solicitar que el Estado financie un “salario complementario” para sus empleados, y también incluyó en la medida a los que no se encuadran en los regímenes de negociación colectiva, es decir, los empleados fuera de convenio de las firmas comprendidas.

Con los cambios recientes, más compañías acceden a este beneficio junto con la postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino.

Perspectivas empresarias

Un 80% de los 170 encuestados por Vistage expresó que su rentabilidad disminuirá en los próximos 12 meses, y un 69% indicó que el volumen en unidades vendidas también disminuirá.

Respecto a las perspectivas de inversión en activos fijos para los próximos 12 meses, el 52% de los empresarios piensa reducir su inversión y un 42% estima mantenerla igual, mientras que sólo un 6% piensa que aumentará.

Por su parte, el 64% de los encuestados refleja que, en los próximos 12 meses, su facturación caerá; el 20% cree que se mantendrá igual; y un 16% piensa que crecerá.

Asimismo, el 54% de los empresarios creen que los precios de sus productos o servicios aumentarán en los próximos 12 meses, el 30% cree que se mantendrán igual, y sólo un 16% considera que bajarán.

Por último, los encuestados proyectan al 31 de diciembre de 2020 un promedio de inflación del 53,17%, y el tipo de cambio a $103 por dólar.

Fuente: iProfesional

El liderazgo después del Covid-19

Se terminó el viejo y confortable hábito de mirar el futuro por el espejo retrovisor. El pasado ya no servirá de antecedente o fuente de información para diseñar el futuro.

Las empresas, por lo general Pymes, poseen un estilo de management impulsado por un líder conductista. Alguien a quien todos siguen simplemente por una mecánica de premios y castigos. Este estilo es antiguo, pero ¿cómo explicarle a un líder que levantó una empresa a su manera, fue exitoso y las cosas le han ido medianamente bien? La única respuesta posible es: Lo único permanente, y cada vez más rápido, es el cambio.

Nada será igual después del Covid-19. Si los cambios venían rápido, situaciones dramáticas como este virus lo aceleran mucho más. Individuos, comunidades, sociedades enteras, empresas encararán la vida con un nuevo mapa. Con una historia que comenzó con el virus y que se ira escribiendo día a día por sus propios protagonistas. Se terminó el viejo y confortable hábito de mirar el futuro por el espejo retrovisor. El pasado ya no servirá de antecedente o fuente de información para diseñar el futuro.

El crecimiento geométrico de toda la información y servicios en plataformas digitales era, casi, una obviedad. Hoy podemos hacer todo vía el Smartphone o la compu. Ante una “cuarentena” forzada por las circunstancias la solución es perfecta. Por ello, el líder conductista, el señor otrora exitoso ¿cómo quedará hoy?

El líder que deberíamos esperar es aquel capaz de generar espacios o ámbitos donde los valores sean comunes a todos. Con un proyecto o propósito compartido y que esta situación genere una comunión de ideas entre todo el equipo donde, extrañamente (¿…o no?), el líder debe ser uno más.

Un equipo disruptivo, capaz de generar nuevos mercados a partir de ideas/proyectos que no estén avalados por algo como “…así lo hacíamos y funcionaba…”. Que se entienda bien, disruptivo es que se cambian las reglas y eso es lo que ha hecho el Covid-19. Nos cambió como ser humano, como sociedad, como habitantes del mundo.

El líder buscado es aquel que entienda que, en el terreno de la experimentación, de la búsqueda, los errores existen y de ellos se aprende. No puede ser un inhibidor del aprendizaje creativo. El camino hacia la innovación y el cambio está plagado de errores. Errores que normalmente frustran y ahí es donde –nuevamente– el Líder debe operar para que su equipo/comunidad/empresa, cultive la fortaleza emocional. Daniel Goleman decía en su libro “La inteligencia emocional” que era imprescindible trabajar para evitar el “secuestro emocional”, allí donde el individuo deja de pensar para actuar por impulsos primarios. Esa es la forma en que evitamos la elaboración, el desarrollo del proyecto/idea.

Y volviendo al Líder conductista, hoy su empresa no estará en las mismas condiciones que pre-Covid-19. ¿Su mercado, sus Clientes, sus competidores, serán los mismos? El pasado ya no servirá de antecedente o fuente de información para diseñar el futuro. La visión que comparta el nuevo líder con su ámbito de desarrollo, debe ser una visión compartida por todos.

Una visión que genere el compromiso natural que necesitan los grandes proyectos. Y esa visión tienen que estar orientada a un futuro próspero para esa comunidad/empresa.

¿Puede una empresa tener un futuro próspero sin Clientes? No tener visión te hace indolente. Te convierte en un indiferente con respecto al futuro, por lo tanto, falto de estímulo y sin vocación de resiliencia. Un equipo con una visión clara, que abrace los mismos valores, es potente, creativo y dinámico. Esa dinamiza es la que hace falta para darse cuenta que todo se ha modificado. Que las preocupaciones que tenía mi Cliente antes son otras, por lo tanto, debe generar una red de valor que me haga atractivo nuevamente para – valga la redundancia – los nuevos Clientes.

Como bien dice Juan Carlos Lucas, cuando distingue líderes. Pueden ser colaborativos, disruptivos o resiliente. Mi propuesta es: necesitamos un líder para la nueva generación. Y no será ni uno, ni otro, será un Líder completo, que sepa despertar de cada uno su fortaleza singular, que pueda estimular una gama de errores que permitan aprendizajes continuos y finalmente: con la capacidad de aceptar sus contratiempos, generar experiencias de los mismos y que pueda fluir muy creativamente dentro de la comunidad/organización de forma tal que sea el líder a seguir, no el líder a obedecer.

* Coach – Consultor. GroupChair VISTAGE (Fuente www.perfil.com).

Coronacrash: cae a niveles mínimos la confianza empresaria y 420.000 empleadores ya pidieron ayuda al Estado para pagar sueldos

Tal la cantidad de pedidos registrados en la AFIP. Una encuesta precisó que la confianza de los empresarios cayó a casi la mitad de los puntos más bajos de 2018 y 2019. En tanto, la consultora Analytica alertó sobre la “lentidud” de la ayuda crediticia y proyectó una caída del PBI de entre 7 y 9%

Más de 420 mil empleadores se registraron en la AFIP para recibir asistencia del Estado, informó la agencia gubernamental encabezada por Mercedes Marcó del Pont, en referencia a la inscripción en el Programa de Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP) que lanzó el Gobierno en el marco de la crisis por la pandemia de coronavirus.

El Estado argentino realizará un aporte significativo para garantizar el pago de los salarios del sector privado”, dijo Marcó del Pont. “Quienes solicitaron asistencia estatal son empleadores de todos los sectores. Micro, pequeñas, medianas y grandes empresas podrán acceder a los beneficios”, indicó.

La agencia empezó así la etapa de evaluación para determinar cuáles son los beneficios estatales a los que podrá acceder cada empresa para “amortiguar el impacto del aislamiento social preventivo y obligatorio sobre la actividad económica”.

El esfuerzo de no cobrar

La AFIP señaló también que los empleadores que solicitaron asistencia estatal para pagar salarios representan al 82% del total de empresas privadas del país. Además, Marcó del Pont precisó que 7 de cada 10 empleadores registrados ya accedieron a la prórroga por dos meses de las contribuciones patronales correspondientes a marzo que se pagan en abril y que ese “esfuerzo realizado por el Estado al postergar el pago de las obligaciones” ya benefició a 3,4 millones de trabajadores.

Los empleadores inscriptos en el ATP deben cargar en la Web de la AFIP la CBU de sus trabajadores e informar el código del Convenio Colectivo de Trabajo de sus empleados. Quienes aún no lo hayan hecho, indicó la agencia recaudadora, pueden hacerlo “en el servicio Simplificación Registral de la AFIP.

En buena medida, los pedidos de ayuda son la contracara del Índice de Confianza Empresaria Vistage” realizado entre el 27 de marzo y el 6 de abril entre 170 CEOs, gerentes y dueños de empresas y que mostró una caída a 37 puntos, poco más de la mitad de los niveles más bajos de los últimos cuatro años: 61 a mediados de 2018 y 64 a fines de 2019.

El índice Vistage de Confianza Empresaria

El índice Vistage de Confianza Empresaria

El índice Vistage nació en EEUU en 2003 y en la Argentina se elabora trimestralmente desde 2006 a partir de las proyecciones de “CEOs y líderes de pequeñas y medianas empresas”. En la encuesta cerrada el 6 de abril, 60% de los empresarios y ejecutivos consultados dijeron que la situación económica actual es peor que hace un año y un abrumador 89% dijo que cree que dentro de un año la situación estará aún peor.

Seis de cada diez consultados creen que la situación económica es peor que hace un año, y 89%, que dentro de un año será aún peor

Seis de cada diez consultados creen que la situación económica es peor que hace un año, y 89%, que dentro de un año será aún peor

Consutados sobre cuáles son los problemas más importantes que enfrentan en la actualidad, 52% respondió que lo que más les preocupa es la “incertidumbre económica”, en tanto que otro 20% precisó que los “temas financieros”. Curiosamente, sólo 13% de los encuestados señalaron preocupación específica por la pandemia de corona virus, que apareció así en el sexto lugar de lo que más los desvela sobre el futuro económico.

En tanto, la consultora Analytica, de los economistas Ricardo Delgado y Rodrigo Álvarez, señaló en su informe semanal que los créditos blandos a las pymes “llegan muy lentamente, en en un contexto en el que sobran pesos en los bancos, bajan las tasas de los depósitos y aumenta la presión sobre el dólar”.

La consultora considera “aciertos del gobierno” los anuncios en materia de cobertura de emergencia, pero dice que están siendo opacados por la lentitud para expandir el crédito y alentar las colocaciones en pesos, de modo de descomprimir la presión sobre el dólar.

Analytica considera que la asistencia crediticia oficial “es insuficiente y presenta serios problemas de acceso” y que la forma en que el BCRA instrumentó las medidas “no es el ideal, en particular al observar el salto del dólar CCL y MEP de la última semana”. El informe incluye sugerencias para mejorar el acceso al crédito pero también la proyección al momento más pesimista sobre la evolución del PBI 2020: una caída de entre 7 y 9% respecto de 2019.

La Nación: Advierten que la mitad de los empleos están en riesgo

Advierten que la mitad del empleo está en riesgo y la desocupación llegaría al 13% Los más afectados serán los 5 millones de trabajadores informales; hay actividades formales, como el turismo y el comercio, que tardarán en recuperarse, coinciden varios informes.

Ver la nota completa

Alarma entre CEO y dueños de empresas por el futuro

El Índice de Confianza Empresaria Vistage, un sondeo trimestral que la organización mundial de CEO hace desde 2006 a empresarios argentinos, bajó de 88 puntos a 37 en los primeros tres meses del año. 170 empresarios, números uno, CEO, altos ejecutivos y dueños de empresas respondieron la encuesta de Vistage entre el 27 de marzo y el 6 de abril. Entre las 19 preguntas se incluyeron temas como economía general del país, condiciones actuales y esperadas, inversiones planeadas en activos fijos, crecimiento esperado en ventas y rentabilidad y cambios a nivel del empleo.

`Este es, por lejos, el resultado más bajo desde que comenzamos a medir el Índice de Confianza Empresaria en 2006. Este primer trimestre de 2020 refleja, más que inquietud y desánimo, una fuerte alarma del empresariado con respecto a la economía en general y a las perspectivas para sus empresas en particular`, dijo Alejo Cantón, presidente de Vistage Argentina.

Sobre las expectativas del país para los próximos 12 meses, el 89% de los encuestados espera que el escenario empeore, mientras que solo un 5% espera una mejoría. Respecto de un año atrás, 60% de indicó que empeoró y un 32% expresó que se mantuvo igual.

Por otro lado, un 80% expresó que su rentabilidad disminuirá en los próximos 12 meses y un 69% indicó que el volumen en unidades vendidas también disminuirá. Respecto de las perspectivas de inversión en activos fijos para los próximos 12 meses, el 52% de los empresarios piensa disminuirla y un 42% estima mantenerla igual, mientras que solo un 6% piensa que aumentará.

Por otra parte, el 64% de los encuestados refleja que en los próximos 12 meses su facturación disminuirá, el 20% cree que se mantendrá igual y un 16% piensa que aumentará.

Por último, los encuestados proyectan al 31 de diciembre de 2020 un promedio de inflación del 53,17% y el tipo de cambio a $103 por dólar.

Fuente: La Nación