Los Mac Allister. Cuál es el negocio que involucra a la familia más allá del fútbol

Silvina Riela es la exesposa de Carlos Mac Allister y madre de Alexis, Francis y Kevin . Una familia ligada al fútbol y con un apetito voraz por los negocios, las franquicias y en el caso del padre, la política. Los tres hermanos Mac Allister, antes de jugar al fútbol trabajaron como administrativos en las oficinas de Rielamac, uno de ellos inició una carrera universitaria y ahora todos prestan su imagen para hacer crecer este proyecto de indumentaria.

Rielamac es una marca registrada que a su vez trabaja con otras que ya están instaladas en el mercado. Adoptó ese nombre por los apellidos de Silvina y Carlos en 2001 en La Pampa, cuando ambos decidieron iniciarse como socios e inversores para probar suerte en el negocio de la ropa femenina. Con el tiempo, decidieron trasladarse a Buenos Aires para expandirse.

“Los chicos tuvieron los primeros pasos en el trabajo administrativo cuando armamos la oficina; estuvieron siempre involucrados en el control de stock de los productos. Francis antes de ser futbolista profesional inició la carrera de administración de empresa en la UADE”, dijo Silvina, que además reveló que pese a que el negocio tiene un excelente retorno económico, los hermanos piensan iniciarse como empresarios en un rubro distinto al que se asocia el apellido.

Rielamac trabaja con las franquicias de Selú, Sweet, Ossira, MuaA y Opositor, para ésta última los Mac Allister hacen las fotografías para promocionar la marca y los locales
Rielamac trabaja con las franquicias de Selú, Sweet, Ossira, MuaA y Opositor, para ésta última los Mac Allister hacen las fotografías para promocionar la marca y los locales Crédito: Gentileza

En 2004, cuando se mudaron a Buenos Aires, el primer local que armaron fue en Villa del Parque y necesitaron US$20.000 de inversión para adquirir franquicias de marcas de ropa, en su gran mayoría femenina.

En este momento, Rielamac tiene los derechos de distribución de Selú, Sweet, Ossira, MuaA y Opositor en locales en Villa del Parque, Devoto y Plaza Oeste de Morón. Fue para ésta última marca que el segundo de los hermanos sirvió como modelo para promocionar el local. “Kevin nos hizo algunas imágenes de ropa interior masculina. Y cuando la gente viene acá siempre pregunta por ellos, si están. Y terminan pidiéndome fotos a mí”, contó la madre de los tres futbolistas.

Francis, Kevin y Alexis hicieron las inferiores en Argentinos Juniors, y están ligados a Boca. Además de su padre, Kevin y Alexis pasaron por el club azul y oro. Kevin, hoy de regreso en Argentinos, fue el único que consiguió alzar una copa con el club xeneize: formó parte del entonces plantel campeón de la Superliga que enfrentó a Rosario Central, campeón de la Copa Argentina, por la definición de la Supercopa 2018, en Mendoza.

“Les decimos a los chicos que no se queden sólo con el fútbol. Ellos escuchan mucho. Desde pequeños los impulsamos a estudiar, a que terminaran el secundario. Por suerte son chicos que tienen la cabeza muy abierta y tienen ganas de especializarse en algo. Tienen la suerte de encontrarse con pares que tienen negocios y eso los motiva”, contó Riela.

Luego de establecerse con el primer local dentro de capital, el exdiputado nacional (La Pampa), instó a la familia a expandirse, a buscar nuevas franquicias y locales que les permitieran generar más ingresos por volumen de ventas.

“Con las ganancias del primer local, lo que hicimos fue circularlo. Reinvertíamos lo que íbamos ganando. Javier hizo muchos aportes con las marcas, él vino del fútbol con algunas ideas. Eran ideas que para aquel entonces, eran anticipadas de lo que iba a pasar. Él, en general, viaja y lee mucho. Es muy ejecutivo”, dijo sobre el ‘Colorado’.

En total, Rielamac tiene seis locales comerciales. Silvina es la única administradora, ya que Carlos decidió vender el 10% de sus acciones a su hermano. El resto se quedó en familia. Por el momento, su emprendimiento emplea a más de 30 empleadas -sólo mujeres- y el valor agregado a la marca se lo dan los tres hijos futbolistas y modelos de las tiendas. “El negocio lo fortalecemos con lo que aprendí de Carlos y del fútbol: trabajo en equipo. Más allá de las estrellas, de los técnicos, lo que representa el deporte en sí. Que haya un líder, un equipo conformado, buena convivencia y disciplina”, agregó.

“En 2019 cerramos con una rentabilidad acotada. Yo trabajo con las franquicia por una rentabilidad del 10% para arriba, que hace que valga la pena mantenerla y el último año apenas llegamos al 15% en base a las ventas. Trabajo en base a estadísticas y objetivos y les explico a mis asesoras que si un sábado vendemos 60 prendas mínimo y el lunes vendemos 12, hay algo que mejorar”, extendió.

Silvina cuenta, además, que desde hace algunos años el modelo de negocio dentro de los shoppings se agotó, ya que hubo una baja significativa en las ventas. “Cuando trabajas dentro de un shopping sos socio y con la caída de las ventas conviene más desarmar el negocio o trasladarte que mantenerlo. Los locales están cerrando, hay muy poca gente en el caso de Plaza Oeste. Pero pasa en todos lados que las cadenas de supermercados están en baja”, avisó.

“A los chicos les gustaría entrar en la parte de la gastronomía. La novia de Kevin, por ejemplo, es maestra pastelera y tienen pensado un emprendimiento en el rubro. Alexis tiene un amigo que tiene restaurantes y me parece que va a ir por ese lado porque siempre me habla entusiasmado de cómo les está yendo”, aseguró Riela.

Fuente: La Nación