La Nación: Hay que bajar los impuestos y gastar mejor lo que se recauda

¿Por qué somos el país con más impuestos en el mundo?

Porque gastamos muy mal: la Argentina es el país más ineficiente de América Latina a la hora de gastar, según el último informe del BID. Porque gastamos mucho: junto a Brasil, Ecuador y Uruguay, somos los que más gastamos en la región en porcentaje sobre producto bruto interno (PBI). Por ejemplo, tenemos 1199 legisladores provinciales, que el año pasado gastaron $29.726 millones, al tiempo que el presupuesto nacional para construir escuelas (nivel inicial) fue de tan solo $2500 millones, es decir, 12 veces menor. Un claro problema de prioridades (gastamos mucho y gastamos mal).

-¿Eso significa que, si se bajanlos impuestos, se va a desfinanciar el Estado?

-Todo lo contrario. Como bien explica Arthur Laffer (economista conocido por “la curva de Laffer”), subir los impuestos no significa recaudar más y mucho menos en un contexto de alta recesión. La Argentina está quinto en el ranking de países que más evaden, según el Informe “Paying Taxes” del Banco Mundial, porque el “premio por evadir” es muy alto. El actual gobierno decidió, de forma muy desacertada, aumentar los impuestos, en agosto de 2018, creyendo que con eso iba a recaudar más. La recaudación cayó, a pesar de los ingresos extraordinarios (derechos de exportación, revalúo). Es el décimo mes consecutivo que cae la recaudación. Quedó demostrado que el incremento de los costos impositivos solamente sirvió para empeorar la situación. No siempre los “castigos” funcionan. Por ejemplo, en febrero, la AFIP aumentó la tasa de interés (del 3% pasó al 4,5% mensual -es decir, subió un 50%-) buscando bajar la morosidad de las empresas. Se creía que, “castigando” con mayores intereses a las empresas, buscarían otras formas de financiamiento (dejarían de usar a la AFIP como un banco). Evidentemente, no funcionó: hay más de $380.000 millones (más de un mes de recaudación) que las empresas le deben a la AFIP y, en menos de cuatro meses, terminó un plan de pagos “especial” (el 31/1/2019) y ya hay otro nuevo.

-¿Qué medidas se deberían tomar?

-Las pymes necesitan de forma urgente una amplia moratoria con condonación de sanciones e intereses. El nuevo plan de pagos de la AFIP no sirve. Es solo un salvavidas frente a un tsunami. “Dos pájaros de un tiro”: una muy buena idea, en este momento de alta volatilidad, sería que se les permita comprar bonos para pagar sus deudas fiscales. Acto seguido, se debe reformar íntegramente el sistema tributario. Y, para que vuelva a existir confianza, estabilidad fiscal por 10 años. Por ley y para todas las empresas, no solo para algunos sectores.

El autor es contador, especialista en impuestos y socio de SCI Group

Fuente: La Nación Ezequiel Passarelli