Ambito: ¿Están los dueños de las empresas preparados para “salir” en algún momento?

¿Estás preparado para“salir”en algún momento? ¿Conocés, como dueño de tu empresa, el valor de tu negocio? Gustavo Schutt, miembro del grupo 5, coordinado por Roberto Gorrissen, brindó una nota para ámbito.com, donde relata cómo se certificó como ExitPlanningAdvisor luego de recibir la consulta de varios empresarios que estaban pensando retirarse sin tener muchas certezas de cómo hacerlo.

En 2017, trabajando con uno de mis clientes, dueño de una empresa del rubro financiero, me pidió que lo ayudara porque cumplía 64 años y estaba pensando en vender su empresa y salir, en un plazo de tres años. Tenía la duda sobre si uno de sus hijos, que de hecho trabajaba con él, tendría ganas de seguir con el negocio. Sería para él como un sueño cumplido. Luego de unas reuniones con el hijo quedó claro que no tenía interés ni motivación. Es más, el planteo que me hizo fue el de trabajar para agregarle valor y poder venderla.

Mi cliente y su esposa, bastante desanimados con la noticia, definieron entonces que debíamos trabajar para llegar a buen puerto en tres años. Al mismo tiempo, otro cliente, en una circunstancia distinta, también me estaba pidiendo ayuda pero para hacer una transición familiar.

Estos casos me llevaron a investigar si había posibilidades de especializarse en este tipo de situaciones en las que los dueños de empresas desean abandonar el negocio y así descubrí que existía en Estados Unidos el Exit Planing Institute, que había desarrollado un modelo para abordar estos temas. Hice el curso correspondiente y me certifiqué allí como Exit Planning Advisor.

Aunque parezca mentira, los dueños de empresas, independientemente de su tamaño, no están preparados para “salir”, lo cual en algún momento inexorablemente ocurrirá, ya sea por decisión propia o por circunstancias externas que lo impongan.

A los dueños les pregunto: ¿estás preparado para salir (en algún momento)? Otras preguntas que les formulo son: ¿conocés como dueño de tu empresa el valor de tu negocio?, ¿sabés qué alternativas podrías tener para “salir” cuando llegue el momento?, ¿pensaste en trabajar sobre esas alternativas?

Son múltiples los motivos por los cuales un dueño puede llegar a tener el deseo, la necesidad o la obligación de salir de su empresa. Pueden presentarse de a uno, pero lo más habitual es que se den dos o más de manera simultánea, combinándose para desencadenar la salida.

Entre las decenas de razones posibles, las que aparecen con mayor frecuencia son: deseo de “retirarse” del negocio o al menos de pasar a otro proyecto; aburrimiento; pérdida de la pasión que sentía; ausencia de sucesores; incapacidad de competir, de hacer lo que el mercado demanda; carencia del capital necesario para crecer; edad y problemas de salud.

– Necesidad de bajar el ritmo de trabajo y reducir el estrés; capitalizar lo trabajado durante tantos años y dejar ordenado el patrimonio familiar; conflictos con los socios; ganas de viajar o de pasar más tiempo con la familia.

Mi trabajo consiste entonces en implementar una metodología de “aceleración del valor”, que se centra en incrementar el valor de la empresa para que los dueños cuenten con las mejores condiciones posibles y la mayor cantidad de alternativas, ya sea para ejercer alguna salida de su negocio o para continuar creciendo, siempre focalizados en agregar valor. Esto hace que una posible decisión de “salir” sea independiente del tiempo.

Se trata de un desafío muy interesante porque es una práctica nueva en Argentina. No existía aquí hasta el momento otra propuesta con este enfoque integral.

Para que la transición sea exitosa, resulta clave asegurar que el dueño maximice el “valor” de su empresa y entienda este proceso (a veces no es fácil comprender qué es lo que realmente da valor); esté preparado personal y financieramente y tenga siempre un proyecto posterior

Para la gran mayoría de los dueños de empresas, muchos de ellos fundadores, puede ser una primera y única experiencia, razón por la cual no es extraño encontrarlos poco preparados y poco informados sobre uno de los procesos mas importantes que van a atravesar en sus vidas.

Fuente: Ámbito.com