Sistema B: Cómo lograr que el triple impacto sea relevante

Con ese lema se realizó la segunda edición del Día B, el encuentro organizado por Sistema B para impulsar y difundir una nueva economía. Sector público, privado y organizaciones sociales se encontraron en el Día B y compartieron experiencias y aprendizajes que impulsan al mercado hacia un nuevo rumbo que contempla, además del beneficio económico, el social y el ambiental.


UN ENCUENTRO MUNDIAL Bajo el lema de El mercado en beneficio de las personas, el Movimiento B también organizó el primer encuentro mundial en Puerto Varas, Puerto Montt y Frutillar, La región de Los Lagos, Chile, lugar que se ha convertido en un epicentro importante de disfusión y desarrollo de este movimiento. El mismo comenzó el 13 de este mes y termina mañana con la presencia de los principales líderes del movimiento de más de 40 países y paneslistas internacionales de relevancia como Camila Escobar, presidente de Juan Valdéz (Colombia); Joan Melé, promotor de la Banca Ética (España); Kris Tompkins, presidenta de Tompkins Conservation, ebntre otros. El encuentro tiene tres ejes de reflexión: el mercado como espacio de encuentro colectivo; la cultura y los espacios creativos en su rol económico y social y la colaboración e interdependencia. El encuentro en Buenos Aires reunió a más de 500 personas. Pasemos de ser visibles a ser relevantes`. Ese fue la premisa bajo la qu ese trabajó durante toda la jornada en lo

que fue la segunda edición de Día B, un espacio en donde referentes del sector público, privado, academia, ONGs y emprendedores intercambiaron ideas y reflexiones sobre innovaciones de impacto en los negocios.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de Francisco Murray, director Ejecutivo de Sistema B Argentina, remarcando que el evento nace con la idea de tener un espacio de conversación. `Tenemos una gran oportunidad, pero la tenemos que resolver entre todos`. Asimismo, afirmó que el tema ya está en la agenda: `Después de un gran trabajo, el triple impacto está en agenda. Ahora nuestro desafío es pasar de ser visibles a ser relevantes`.

René Calpanchay y Jorge Gronda de Pueblos Originales, contaron su experiencia acerca del propósito de poner en valor a las comunidades originarias del noroeste argentino mediante un proceso de empoderamiento y trabajo cooperativo con las mismas. Para esto, diseñan actividades turísticas de tipo experiencial. Durante su charla, sancionó el daño que se le ha hecho a la tierra. Y en este punto aseveró que no es una cuestión de indios o de blancos, sino una cuestión de los seres humanos y que deben trabajar unidos como hermanos para encontrar una solución. `En Pueblos Originales convidamos experiencias y vemos al turista como hermano` -señaló Calpanchay- `y los otros emprendedores del pueblo son socios estratégicos`.

Luego, Alejo Cantón, presidente y CEO de Vistage Argentina y presidente de Sistema B, moderó el panel La Nueva Economía en el mainstream, integrado por Vanesa Vázquez de Cervecería y Maltería Quilmes, Federico Pucciarello de Rosario Bio Energy y Cecilia Peluso de Limpiolux. Ellos aportaron al debate en torno a los desafíos del sector empresario respecto a la medición de sus impactos. `En Quilmes comenzamos a sumar a la cadena de valor a los proveedores, a nuestros productores agropecuarios y también a otras compañías para crear plataformas de acciones. La sustentabilidad es el negocio y así lo entendemos`, comenzó Vázquez.

Por su parte Pucciarello, aseguró que tenemos que cambiar el sistema. `Lo que estaba fracasó. Era un mercado muy sucio la energía, -aunque antes ayudó al progreso-, hoy es el problema y nosotros tenemos la solución`.

En el caso de Limpiolux, el desafío es la informalidad del sector y el que otras empresas no entienden los valores de hoy.

Por otro lado, tres empresas B contaron el valor esta certificación. As, Gabriel Marcolongo de Inclúyeme, Ricardo Parra de Las Quinas y Adriana Marina de Animaná, compartieron su visión sobre sus oportunidades y desafíos.

Ricardo Parra destacó: `Ayudamos con nuestro consumo no solamente a disfrutar de algo rico sino a ayudar al productor y el ecosistema. La lógica tradicional es que cierre el precio y después ver si tiene valor agregado. La nuestra es todo lo contrario. Trabajar con propósito debe estar en el core de cada empresa y ser B sirve para la mejora continua`.

`La industria de la moda es la segunda industria más contaminante del mundo. Está entre las primeras en trata de personas y esclavitud`, comenzó Adriana Marina de Animaná, que logra un modelo de negocios con procesos 100% sustentables a través del trabajo en colaboración con distintas comunidades de artesanos. `Ser empresa B es la posibilidad de crear un nuevo paradigma`.

Durante el cierre de la primera parte, el colombiano Felipe Macía de Crepes & Waffles contó la historia de su empresa. `Crepes & Waffles fue construida por mis padres quienes estaban convencidos sobre la importancia de humanizar la economía y además que las empresas representan una herramienta de transformación social y personal`. En este contexto, comenzaron a contratar solo mujeres, madres de hogares y en la actualidad, cuentan con 5000 empleados en 200 tiendas donde el 91% son mujeres. Además del impacto social, ahora están focalizando en el ambiente. En esta línea, están trabajando desde el negocio para recuperar el ecosistema. `Estamos ante un colapso ecológico, que tenemos que solucionar hoy, nosotros le apostamos a la biodiversidad`. Y agregó: `Nos preguntamos cómo hacer una cultura que regenere la vida y armonizar los ciclos de la tierra`. Así, comenzaron a trabajar en proyectos de agricultura que conserven y produzcan.

En la segunda parte del evento, Lucas Recalde de Tres Construcciones relató el origen de su emprendimiento que consiste en la fabricación de ecoladrillos a partir de envases PET. En su charla, manifestó que su empresa, con la lógica de ser B, contribuye en la solución de un problema global, de carácter tanto ambiental como social. `Tres construcciones es una empresa de desarrollo de tecnologías sociales y ambientales, recuperan plásticos, sin uso de agua ni energía, los transforman a través de un uso industrial en elementos de construcción para construir viviendas`.

Luego tuvo lugar el panel Ecosistema: el triple impacto como política pública. Daniel Lipovetzky, diputado de la Provincia de Buenos Aires, y Martín Kerchner, Ministro de Economía de Mendoza compartieron sus experiencias a la hora de articular los actores a fin de generar provincias de triple impacto en el marco del proyecto de ley que tiene como objetivo la creación de una nueva forma de organización empresaria: las Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC). Hasta el momento, las empresas de triple impacto funcionan sin el respaldo, sin tener ninguna forma jurídica, por eso la aprobación de la Ley BIC será un avance fundamental en este tema. D.S.

Link de la nota: https://www.cronista.com/responsabilidad/Como-lograr-que-el-triple-impacto-sea-relevante-20181115-0002.html