Clarín: Incertidumbre financiera. La suba del dólar y un nuevo “supermartes” suman tensión

Fuerte trepada del billete en los últimos tres días. Crece la preocupación por el aumento de la tasa de riesgo país.

El violento salto del dólar del viernes volvió a tensar los ánimos entre los operadores financieros que, una vez más, están a la espera de medidas de un Banco Central que tanto solo una semana atrás aseguraba tener muy controlado al mercado cambiario.

El dólar mayorista subía el viernes a $29,10 (+3,5%) y encendía luces de un amarillo intenso con la mirada puesta en la licitación de Lebac de pasado mañana.

Otra vez, otro supermartes de tensión financiera a partir de un vencimiento fuerte de Letras del Banco Central (en torno de $500.000 millones) con el riesgo de que no se renueve parte de lo que vence y haya más pesos que se vuelquen al mercado para comprar dólares.

La presión cambiaria (el dólar minorista trepó 6,3% en tres días) fue la frutilla de una semana que se oscureció en el cierre con la baja de los mercados mundiales a partir del fortalecimiento del dólar.

Pero a la Argentina ya no le alcanza con lo que pasa afuera para explicar su declinación.

La desconfianza de los inversores disparó la tasa del riesgo país hasta 700 puntos básicos (quiere decir que debe pagar 7 puntos más que los Estados Unidos para conseguir dinero en el exterior) y reflejó la fuerte caída en la cotización de los bonos.

Un título argentino a 2020 rinde más de 8% cuando sus pares de la región no pasan de 4% anual. La falta de interés a pesar del rendimiento surge con nitidez.

¿Tiene el Gobierno que conseguir plata afuera para salir a fortalecer sus títulos?

Hay banqueros que dicen que se encaminaban a conseguir unos US$4.000 millones que le permitirían al Gobierno demostrar que tiene más respaldo que el del Fondo Monetario pero que el presidente del Banco Central dio marcha atrás con esa posibilidad porque las tasas a pagar hubiesen sido altísimas.

Un dato adicional es que desde ahora hasta julio de 2019 vencenen promedio por mes Letras del Tesoro por US$1.700 millones (son las que emite Nicolás Dujovne en dólares en el intento de atraer a los inversores para que salgan de las Lebac).

El número es potente porque se agrega a un proceso intenso de dolarización de los ahorros argentinos que se frenan aun cuando las Lebac en el mercado secundario y a cortísimo plazo lleguen a ofrecer una tasa de 50% anual.

Si con las tasas entre 45% Y 50% anual el dólar sigue trepando, una respuesta obvia es que el titular del Central, Luis Caputo, no podría ni por asomo pensar en bajarlas.

Es en ese punto en el que se concentra una de las discusiones más importantes de la actualidad sobre cómo encarar el ajuste.

En un encuentro organizado por los grupos Vistage, el economista Ricardo Arriazu planteó el tema de que la Argentina debería dejar de hacer ajustes por el “lado de la demanda” y encararlos por el “lado de la oferta” para que sean menos dolorosos.

En otras palabras, la propuesta del economista, a la que adscriben otros colegas suyos como Miguel Bein o Carlos Melconian, es no incentivar la caída de las importaciones y otras medidas recesivas para lograr que la actividad económica dé la vuelta, sino generar condiciones para poder bajar las tasas de interés y así favorecer alguna expansión de la economía.

Arriazu fue duro con la flotación cambiaria (la calificó como un esquema pasado de moda) y aseguró que es “un gran error” dejar que el dólar suba en forma “brusca”.

A esta altura, es casi unánime entre los economistas la idea de que la inacción es lo peor que puede hacer el Gobierno y que necesitará conseguir fondos para defender el precio de los bonos (“hay que apuntalar la casa”, al decir de un experto del mercado) y el flanco externo.

Con cuentagotas (primero US$100 millones diarios y después US$50 millones) más otros gastos, el Tesoro ya consumió US$5.500 millones de los US$7.500 millones del primer giro del FMI para cubrir el déficit fiscal.

En pocas horas volverán al país los técnicos del Fondo para tantear la evolución de la economía bajo el paraguas del paquete de US$50.000 millones que se comprometió a desembolsar el organismo.

Según dicen en Hacienda, la reducción de gastos les permitirá cumplir con la meta acordada pero las de inflación y reservas del Banco Central están en situación de tensión.

Lejos de haberse disipado, las dudas financieras siguen envolviendo a la Argentina.

Link de la nota: https://www.clarin.com/economia/suba-dolar-nuevo-supermartes-suman-tension_0_Hkkob8orm.html