Qué buscan los jóvenes y con qué desafíos afrontan el primer empleo

Arcos Dorados, la franquicia más grande de McDonald’s y una de las principales empleadoras de jóvenes de la región, realizó un estudio de opinión junto a la empresa investigadora de mercado Trendsity para conocer las expectativas de los jóvenes a la hora de buscar una primera oportunidad laboral formal.

El ingreso al mercado laboral y las oportunidades que generan las empresas fueron los ejes sobre los cuales se basó la jornada “Los desafíos del primer empleo“, organizada por Arcos Dorados, la franquicia más grande de McDonald’s y una de las principales empleadoras de jóvenes de la región.

Qué buscan los “millennials“, qué barreras encuentran a la hora de buscar trabajo y cuáles son las estrategias que tienen que utilizar las empresas para “motivar la permanencia” fueron algunas de las preguntas que empresarios, especialistas en recursos humanos, psicólogos y demás profesionales buscaron responder.

El disparador del encuentro, que tuvo lugar en las instalaciones de la Universidad Católica Argentina el pasado martes, fue un estudio de opinión que Arcos Dorados realizó junto a la empresa investigadora de mercado Trendsity para conocer las expectativas de los jóvenes a la hora de buscar una primera oportunidad laboral formal. Para esto, se entrevistó a 400 argentinos de entre 16 y 27 años.

La falta de experiencia

Entre los datos más destacados que arrojó el estudio, y que fueron expuestos en la jornada por la socia directora de Trendsity y docente en la Universidad de San Andrés, Mariela Mociulsky, sobresale el que señala que el 89% de los jóvenes identifican que la falta de experiencia previa es su principal obstáculo para insertarse en el mercado laboral, al mismo tiempo que aseguran que resulta “paradójico” que se les pida ese requisito siempre que se encuentran en búsqueda de, justamente, el primer empleo.

Más del 70% destacó que la falta de oportunidades en el mercado y la falta de confianza en las nuevas generaciones también son grandes obstáculos a la hora de buscar empleo.

En contraposición a esto, el informe señaló que 8 de cada 10 jóvenes confían en sus propias capacidades. Sin embargo, sólo un tercio de los jóvenes considera que la sociedad confía en sus talentos.

Fortalezas

Entre estas “fortalezas”, los jóvenes destacan su capacidad creadora y emprendedora (88%), el esfuerzo (70%), la productividad (58%), el trabajo en equipo (52%) y la adaptabilidad (47%) a cualquier contexto. “Además, se consideran ágiles y capaces de resolver a través de su dominio de la tecnología y el acceso a la información”, agregó la especialista.

Por otra parte, el estudio se basó en sondear las expectativas de quienes buscan ingresar al mundo laboral, siendo el principal resultado que el 81% señaló como una de las principales características de un primer empleo el equilibrio entre bienestar y estudio. Además, ante la pregunta de qué les gustaría aprender en un primer empleo, señalaron: trabajo en equipo (40%), idiomas (40%), habilidades de liderazgo y coaching (33%), metodología de trabajo (32%), claves para emprender (31%) e innovación y creatividad (30%).

Falencias comunicativas

En este sentido, la directora de la carrera de Licenciatura en Recursos Humanos de la UCA, Mercedes Pastor, señaló que, en lo que respecta a su experiencia en el ámbito académico, existe entre algunos jóvenes “serias falencias a la hora de comunicarse”, por lo que consideró imprescindible incluir en las currículas talleres que motiven las llamadas “habilidades blandas” y que son las que, después, los jóvenes buscan adquirir en los puestos de trabajo.

“Un alumno puede tener un montón de habilidades técnicas, pero si a la hora de presentarse en una entrevista de trabajo no sabe expresar una idea, no sabe sentarse, no sabe escribir un currículum, estamos complicados”, señaló. Y agregó: “El valor de una persona es igual a capacidades más conocimientos por actitud. Conocimientos y habilidades suman, pero la actitud multiplica”.

Motivar la permanencia

Por su parte, Patricio Nóbili, director de RRHH de Arcos Dorados para la región Sur, pidió dejar de buscar la “retención” de estos jóvenes empleados y empezar a hablar de “motivar su permanencia”. En este aspecto, señaló que los jóvenes ven con buenos ojos tener flexibilidad para definir sus horarios y poder continuar sus estudios.
“Muchos nos eligen porque los escuchamos, nos interesamos en saber cuáles son sus necesidades”, señaló.

En este contexto, Arcos Dorados anunció en enero de este año la creación de alrededor de 1.000 nuevos puestos de trabajo para jóvenes durante el 2018 y del 2019, como parte de su plan de expansión e inversión en todo el país. En ese sentido, de los aproximadamente 17.000 empleados que actualmente tiene la compañía, más del 85% son jóvenes de entre 16 y 25 años.

Posibilidad de crecimiento

Además, Nóbili, quien entró en la compañía haciendo hamburguesas a los 17 años “para pagarse su viaje de egresados” y terminó escalando alto, destacó que todos los empleados tienen “posibilidades de crecimiento dentro de la compañía”. En este sentido, aclaró: “Hoy el 100% de los gerentes de locales, es decir, los que manejan una de las unidades de negocio y tienen personas a cargo, empezó desde la base. También, en el equipo de liderazgo de la Argentina, el 50% arrancó ahí”.

Para el ejecutivo, la clave está en saber coordinar los intereses del joven y el trabajo. “No somos tan diferentes como nos hacen creer, si le pregunto a gente de más de 40 si les gustaría tener un excelente balance entre su vida personal y laboral, todos me dirían que sí”, señaló.

Link de la nota: http://www.lacapitalmdp.com/que-buscan-los-jovenes-y-con-que-desafios-afrontan-el-primer-empleo/

Mamás millennials: empoderadas, multitasking y más abiertas a una crianza a favor de la igualdad de género

Son mujeres “multitarea” entre 20 y hasta 40 años, y ejercen una maternidad denominada “flexible”. En la crianza cuestionan mandatos y son más permeables a las cuestiones de género. Según un reciente estudio regional quieren que sus hijos sean más sensibles y comprometidos con las tareas del hogar y que sus hijas ganen astucia, autonomía y fortaleza emocional. Opinan los expertos.

Las mujeres menores de 35 años y que hace poco fueron madres no paran de motorizar cambios significativos en los procesos de crianza. Y además y casi por añadidura, recibieron un nuevo mote sociocultural: mamás generación Y o mamás millennials.

Es moneda corriente que “ellas”, nacidas entre principios de la década del 80 y fines de los años 90, usen apps para registrar el tiempo de sueño de sus bebés; aprendan a hacer papillas con tutoriales de las redes sociales, suban fotos con su familia y sus hijos a Instagram y consulten al pediatra por Whatsapp. También que se muevan como mujeres multitarea o multifunción: estudian, trabajan, se informan, se ocupan de los hijos, de la casa, de ellas mismas. Todo eso y más.

La radiografía de las madres de la generación millennial las muestra bien distintas a las generaciones pasadas. Los numerosos trabajos e informes tendientes a caracterizar a este tentador target para el marketing global —las estima en que el 22 por ciento de las madres del mundo son millennialsalgo así como unos 9 millones mujeres. Y las describen sin ataduras a mandatos o estereotipos y más conectadas a sus deseos a la hora de decidir, enfrentar y ejercer la maternidad.

Precisamente por eso, la principal tensión que enfrentan, fundamentalmente en las clases sociales medias y medias-altas, es equilibrar el deseo de ser madres con sus otros objetivos: el trabajo, el propio bienestar y la posibilidad de no resignar sueños.

Cifras: se los últimos estudios socioculturales se estima que el 22 por ciento de las madres del mundo son millennials, unos 9 millones mujeres.

Cifras: se los últimos estudios socioculturales se estima que el 22 por ciento de las madres del mundo son millennials, unos 9 millones mujeres.

Estas madres nativas digitales son más permeables que las madres que tienen más de 40 años, sobre todo a romper con los estereotipos sexistas tradicionales y a criar a sus hijos con el foco puesto en la igualdad de género. Así lo refleja una reciente investigación, a la que tuvo acceso Infobae, realizada por la consultora Trendsity, especializada en investigación de mercado y tendencias de consumo.

Se trata de un trabajo regional que abarcó 1.000 casos de padres y madres en 5 países: Argentina, Chile, Perú, Brasil y México. Y fue presentado en la Ciudad de Buenos Aires durante la última edición del Congreso Latinoamericano “Latam Fest” de ESOMAR, una comunidad global que reúne a investigadores de mercado procedentes de más de 130 países.

Las madres de la generación Millennial enfrentan desafíos importantes: equilibrar el deseo de ser madres con el trabajo, el propio bienestar y la posibilidad de no resignar sueños personales. (Getty Images)

Las madres de la generación Millennial enfrentan desafíos importantes: equilibrar el deseo de ser madres con el trabajo, el propio bienestar y la posibilidad de no resignar sueños personales.

“En las madres de la generación Y o millennial observamos cambios significativos en la crianza en cuanto a la relación con el género y encontramos diferencias en cómo educan a sus hijos, en comparación con las madres mayores de 40 años”, señaló a Infobae Mariela Mociulsky, directora general de Trendsity, y enumeró algunos de los principales hallazgos de la investigación:

Rompen con los roles típicos de género. Se declararon más abiertas a ver publicidades que muestren quiebres con los estereotipos tradicionales de género. El 64% de las mamás millennials entrevistadas afirmó que esas publicidades buscan generar un cambio positivo en futuras generaciones. En las mamás más grandes el porcentaje fue del 54%.

Incentivan juegos y deportes sin etiquetas sexistas. Contestaron que les preocupa mucho menos que las hijas jueguen a otro tipo de juegos, más unisex o incluso que practiquen deportes que antes estaban culturalmente asignados sólo a varones, como el fútbol, por ejemplo. En este caso, sólo un 22% declaró que les preocupa que las nenas se estén volviendo menos femeninas, mientras que entre las mamás de más de 40 años alcanzó el 40%.

Pleasant atmosphere. Delighted attractive young mother looking at the diagram and smiling while enjoying working at home

Pleasant atmosphere. Delighted attractive young mother looking at the diagram and smiling while enjoying working at home

Quieren hijos que valoren el rol de la mujer. También manifestaron que están más enfocadas en que sus hijos sean más afectivos, bondadosos, comprometidos con las tareas hogareñas y con una mayor valoración del rol de la mujer en la sociedad. El 55% de las mamás consideró que la bondad es uno de los atributos top five; para las mamás más grandes sólo el 39%.

Refuerzan la autonomía de las nenas. Están más interesadas en que sus hijas sean autónomas, fuertes emocionalmente y astutas. El 23% valoró a la astucia entre una de las cualidades top five versus el 12% de las otras mamás.

 La forma de crianza millennial forma parte de los grandes cambios que las configuraciones familiares tuvieron en las últimas décadas.

La familia tradicional formada por mamá, papá e hijos ya no es la única referencia. Las categorías de género experimentaron una profunda transformación y hoy son habituales las familias monoparentales, homoparentales o ensambladas.

Según el informe de la consultora Trendsity , entre las madres millennials se observan cambios significativos en la crianza en cuanto a la relación con el género. Más inclusión, menos mandatos y más libertad. (Getty Images)

Según el informe de la consultora Trendsity , entre las madres millennials se observan cambios significativos en la crianza en cuanto a la relación con el género. Más inclusión, menos mandatos y más libertad.

Para ahondar en el tema, Infobae dialogó con Ivana Raschkovan, psicóloga clínica, especialista en niñez y adolescencia e investigadora UBA . “Muchas de las mamás millennials se han empoderado en defensa de la igualdad de género e intentan transmitirlo en la crianza de sus hijos e hijas. Es que ellas padecieron los mandatos y exigencias de la sociedad patriarcal en sus propias crianzas cuando fueron niñas: se encontraron con la desigualdad de derechos y posibilidades en sus trabajos o vivieron experiencias de abuso o acoso cotidiano”, destacó.

 “Cuestionar los estereotipos de género en la crianza es una forma de no seguir repitiendo los discursos machistas y patriarcales; de romper con la tradición que desconoce y niega la igualdad de género”, afirmó Raschkovan

Maternidad flexible, padres a la par

Estas mamás jóvenes, que tienen aproximadamente entre 25 y menos de 40 años, viven lo que los especialistas llaman una “maternidad flexible”. “En línea con las transformaciones sociales, están más abiertas al cambio y a la experimentación que generaciones anteriores. Son mamás más ‘libres’ que buscan un ejercicio de la maternidad más real y menos rígida”, apuntó Ximena Díaz Alarcón, directora socia de Trendsity.

Maternidad flexible: un concepto interesante y que desarrollan las madres de 20 a 40 años. “Se busca un ejercicio de la maternidad más real y menos rígida”, señaló Díaz Alarcón, directora socia de Trendsity.

Maternidad flexible: un concepto interesante y que desarrollan las madres de 20 a 40 años. “Se busca un ejercicio de la maternidad más real y menos rígida”, señaló Díaz Alarcón, directora socia de Trendsity.

La psicóloga Rosalía Álvarez, coordinadora del departamento Familias y Pareja de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), observa otra diferencia en relación a las madres más grandes: “Las millennials viven una maternidad deseada. Para ellas tener un hijo no es un mandato, no es algo que hay cumplir como un statu quo“.

“Por supuesto que en ocasiones puede resultar una dificultad, pueden sentirse exigidas y cansadas. Los hijos forman parte de su vida junto con sus otros “hijos”, que tampoco están dispuestas a perder. Ellas no renuncian a sus otros anhelos y objetivos: profesión, carrera laboral, viajes, salidas en pareja, amistades”, interpretó la especialista.

“Para las madres millennials, la maternidad ocupa un lugar importante en su vida, pero no excluyente. La relacionan más con el placer, y no la viven como una carga”, explicó la psicóloga Álvarez a Infobae.

“Para las madres millennials, la maternidad ocupa un lugar importante en su vida, pero no excluyente. La relacionan más con el placer, y no la viven como una carga”, explicó la psicóloga Álvarez a Infobae.

“El rol del papá es fundamental para equilibrar la balanza cotidiana de la mamá millennial”, puntualizó la psiquiatra Nora Leal Marchena, presidenta honoraria del capítulo Violencia Social y Salud Mental de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA). “Buscan que el padre sea un compañero de equipo: una pareja que comparta la crianza de los hijos y las tareas del hogar a la par de ellas. Sin dudas, es otro pilar importante del cambio global de paradigma social hacia la igualdad de género”.

Link de la nota: https://www.infobae.com/tendencias/2018/05/04/mamas-millennials-empoderadas-multitasking-y-mas-abiertas-a-una-crianza-a-favor-de-la-igualdad-de-genero/

Vuelve el ajuste por inflación impositivo

Interesante nota de Ezequiel Passarelli de SCI Group del Grupo 107 sobre el ajuste por inflación impositivo.

La inflación esperada para este 2018 pasó al 22%, según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado por el Banco Central (BCRA).

Es muy importante la fecha en la que se realizó el relevamiento (fines de abril), porque la misma es previa (no tiene en cuenta) la devaluación del peso de la semana pasada, ni la suba de la tasa de interés (del 30,25% al 40% anual), ni el aumento de las tarifas, etc.

Por lo tanto, ese 22% fácilmente se convierta en un 23% o 24% para la próxima medición.

¿Pero por qué es tan importante el nivel de inflación final que tengamos en 2018 a los fines impositivos?

Resulta que la Reforma Tributaria trajo cambios radicales en relación al Ajuste por Inflación Impositivo, el cual, recordemos, no se aplica en Argentina desde mayo de 1992, por la Ley de Convertibilidad al Austral, que prohibía cualquier tipo de actualización.

Ello, al margen de los más de 40 fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (con el leading case “Candy”, del año 2009) que permitieron aplicarlo a los distintos contribuyentes, a raíz de que estos pudieron probar su confiscatoriedad.

En concreto, la Reforma Tributaria establece que el Ajuste se aplicará siempre y cuando exista en el país una inflación acumulada de por lo menos 100% en 3 años.

Y, para este primer año posterior a la reforma (2018), se aplicará el Ajuste si la inflación supera 1/3 de dicha inflación (100%).

Sin embargo, lo que muchos confunden es que 1/3 de 100% de inflación no es 33,33%, sino 25,9%.

Ello se debe a la manera de calcular la inflación acumulada. La misma no se suma, sino que se multiplica.

Por lo tanto, para que en 3 años exista un 100% de inflación acumulada, se requiere que en cada uno de ellos haya por lo menos 25,9% de inflación (es decir, un valor al que nos estamos acercando y mucho, a pesar de las intenciones del Gobierno de frenarla).

El inconveniente principal de que retorne de lleno el Ajuste por Inflación Impositivo es que no a todas las empresas les conviene. A muchas empresas el Ajuste hará que paguen un Impuesto a las Ganancias aún mayor del que pagarían sin aplicarlo.

Esto último, depende de la composición Patrimonial (Activos y Pasivos) de cada empresa.

Además, como hace tantos años el Ajuste no se aplica plenamente (solo lo aplican empresas que desafían el criterio de AFIP, a partir de los fallos de la Corte), muchos contadores desconocen su procedimiento, dado que en las universidades el mismo no se enseña. Por lo tanto, tendríamos una nueva complejidad para toda la profesión.

Link de la nota: https://www.ambito.com/920498-vuelve-el-ajuste-por-inflacion-impositivo

Simones sigue creciendo

E-commerce: un local sin paredes que no paga alquiler. Es la empresa de Laura Lichtmaier del Grupo 96 y Diego Siekiera del Grupo 72.

Los fundadores de Simones, una marca dedicada a accesorios para mascotas, encararon el comercio electrónico hace tres años, cuando ya tenían parte del camino recorrido. “Nosotros no sabíamos y la gente que nos acompañaba tampoco era experta en esto: se fue haciendo, mirando las estadísticas, trabajando en la operación detrás de escena. Hoy son siete personas que se convirtieron en expertos y el e-commerce es una de nuestras unidades más importantes”, dice Diego Siekiera, fundador de la empresa junto a Laura Litchmaier.

Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, el año pasado las ventas por Internet sumaron $156.000 millones. Es el equivalente, a dólares de 2017, a 1,5% del producto bruto interno (PBI). Mercado Libre de Argentina, el más importante de los portales de compra y venta por Internet, aloja a 200.000 vendedores.

Para una gran empresa comercial, con muchos locales a la calle, la ventanilla del comercio electrónico puede aportarle más facturación que en su mejor local. Pero, en una pyme, el e-commerce puede terminar siendo su única boca de expendio, sin gastar un centavo en alquileres. Ese es el tema que aborda la nota de tapa de Revista Pymes de mayo, con 15 emprendedores que cuentan su experiencia, a los que se suman los consejos de los líderes de la industria así como un relevamiento de los principales portales que operan en el país.

La lealtad de la marca es el tema principal de la entrevista central con Tito Avalos, un referente del “branding” en la Argentina. “Si sos una tienda online, no podés tener una página en la que no cuentes por qué hacés lo que hacés y mantener la conversación con tu público. No hace falta tener todo, se debe manejar de acuerdo con los recursos que se tienen”, plantea. “Las pymes no tienen que estar en todos lados, sino en los lugares correctos. Si tengo el local a la calle y tengo la posibilidad de hacer un ambiente en donde el cliente pueda participar, cocrear, comunicar y compartir fotos, no puedo no intentar hacerlo”.

El Dossier cuenta cómo fue el Foro de Emprendedores de Hyderabad, India, donde 55% de las participantes fueron mujeres y la totalidad de los emprendimientos tuvieron un componente tecnológico. La sección de recursos humanos está dedicada a tres emprendimientos cuyos protagonistas encararon su proyecto una vez que les llegó el momento del retiro de su vida laboral.

Link de la nota: https://www.clarin.com/economia/commerce-local-paredes-paga-alquiler_0_HJaP9O3aM.html

 

El diseñador que unió arte y negocios

Fernando Poggio es un embajador del diseño argentino en el mundo. Sus creaciones fueron reconocidas internacionalmente y la compañía que fundó en la década del ’90, que lleva su nombre, se alza como un símbolo de innovación en materia de objetos.

Con 12 empleados, la firma ofrece soluciones estéticas para el mercado corporativo así como para otras entidades y organismos tanto dentro del país como fronteras afuera. Sin ir más lejos, algunos de sus objetos se encuentran a la venta en tiendas como la del Museo Malba y del Teatro Colón, el Museo Thyssen Bornemisza, en Madrid, y locales de diseño en Brasil, Australia, Italia y Holanda, entre otros países.

Formado como técnico electrónico en la escuela secundaria de orientación industrial a la que asistió, Poggio se volcó al diseño. “Tenía una inclinación por la ingeniería pero la veía muy estructurada; empecé a buscar alternativas y, finalmente, en 1988 comencé a cursar la carrera de Diseño”, recuerda el artista que, ya entonces, pintaba y llevaba adelante diversas actividades plásticas.

Mientras recorría las aulas de la Universidad de Buenos Aires, Poggio comenzó a trabajar en una fábrica que tenía su padre, ayudando en el área de Producción y en el manejo de Recursos Humanos. “Empecé a aprender un poco desde los ángulos más duros; desde la fabricación, hasta lo administrativo y la parte de los negocios. Ahí tuve más conocimiento de las dos vertientes. Cuando abrí mi empresa solo, ya tenía experiencia acumulada”, comenta el artista al que, de niño, le gustaba dibujar y que, con apenas seis años, había diseñado un auto con cubos de madera, con formas geométricas.

Formalmente, el objetivo de fundar su propia empresa se concretó en 1998. Pero unos seis o siete año antes, había empezado a diseñar objetos e instalarlos. Comenzó a experimentar y a probar en distintos materiales y a trabajar fuertemente con el aluminio su carácter distintivo. “En ese momento, se traía todo de afuera, de China, y las empresas que querían distinguirse no tenían opción”, señala.

Con foco en empresas:

Nacido en Bs As, Poggio encontró un espacio en el segmento de branding y desarrollo corporativo: “Empecé a escuchar al cliente y a hacer propuestas con una visión nueva y entregando un producto, más customizado, hecho a medida”.

Originalmente, estas obras comenzaron siendo productos que estaban con su marca. Ese fue el puntapié para que otras compañías empezaran a contratarlo. “Iban medio en paralelo el desarrollo de producto propio, de mi firma, con las cosas que me pedían las empresas”, dice. Así fue dando los primeros pasos con pedidos que lo sacaban de la zona de confort.

“Hay cosas muy raras que, tal vez, me pedían que resolviera en una semana”, señala. Una anécdota que lo ilustra ocurrió con MTV sobre el cambio de milenio. “Me llamaron al celular desde Miami, en plena crisis, un viernes como a las siete de la tarde: querían ver si podía desarrollar un premio. Tenía una semana para hacerlo”, indica.

Algo similar ocurrió con Iveco, cuando Poggio tuvo que hacer un trofeo. “En 15 días tuve que hacer la copa que se entregaba para el torneo de fútbol”, cuenta.

A lo largo de estos años, Poggio realizó trabajos para clientes de la talla de laboratorios como Bagó, Gador y Merck, bancos como Galicia, Supervielle, HSBC y Santander; automotrices como Ford y Audi; tecnológicas como Google, Apple y Microsoft; petroleras como YPF, entre otras grandes empresas.

Según detalla, Poggio trabaja con todos los materiales. No obstante, su expersite es el aluminio, con un perfil más artístico y con el que explora desde distintas formas de producción: desde inyección, fundición, grabado, mecanizado por láser.

El artista también trabaja esculturas y elementos de gran porte, de seis u ocho metros de alto. En este sentido, dejó su firma también en los anillos olímpicos, símbolo de los Juegos Olímpicos de la Juventud que se realizarán en Buenos Aires en octubre. “Fue un desarrollo que hice en tiempo récord: una semana. Había que ubicarla en el Obelisco y tenía que hacer todo el desarrollo de ingeniería, estructura y basamento”, comenta Poggio.

El último año, el artista renovó el diseño de marca, packaging y la web. También, ganó el premio CMD 2017 con su banqueta Miles en la categoría Producto y fue curador en Puro Diseño. Para este año, cuenta con varios proyectos y desarrollos en agenda. “Estamos con un fuerte cambio en comunicación y estamos trabajando para presentarnos en el exterior nuevamente”, adelanta. Asimismo, se encuentra trabajando en una nueva línea de muebles.

“Por otra parte, estamos participando en un grupo exportador con una unión entre diseñadores articulado por Cancillería y la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (N. de la R.: ex ExportAR), trabajando en ese sentido. Tengo invitaciones para mostrar afuera y dar workshops, concluye Poggio.

Link de la nota: https://www.cronista.com/pyme/garage/El-disenador-que-unio-arte-y-negocios-20180418-0002.html Copyright © www.cronista.com