Inteligencia artificial, la evolución de la revolución de la tecnología de la información

En el ámbito de las ciencias de la computación se denomina inteligencia artificial a la facultad de razonamiento que ostenta un agente que no está vivo, tal es el caso de un robot, y que le fue conferida gracias al diseño y desarrollo de diversos procesos gestados por los seres humanos. Sobre la evolución de la inteligencia artificial opinó para Télam Miguel Logarzo, asistente social de Empresarios Chairman Vistage.

Se le atribuye al CEO de una importante empresa de Sillicon Valey la siguiente frase: “Si funciona, entonces, ya es obsoleto”. Un concepto más que interesante desde el punto de vista del marketing de impacto, donde subyace una realidad incontrastable, la velocidad de la evolución en la industria de la alta tecnología.

La revolución industrial, sobre todo la segunda, fue una disrupción basada en la tecnología mecánica y de procesos de la producción, que extinguió gran cantidad de trabajos basados en labores personales para ser reemplazados por la mano de obra en serie.

Para abreviar, siglos más tarde llegó el “Uber” de la información: internet, siendo la primera señal revolucionaria en la industria de TI -Tecnología de la Información- que, hasta ese momento, sólo se basaba en la producción de hardware y software.

Para entender mejor y tener una base de conocimiento clara, digamos que hoy en día la industria TI se asemeja a la de autopartes, siendo que desde el productor de neumáticos hasta quien hace tapizados, pasando por el fabricante de bombas de nafta, todos pertenecen al mercado automotor.

Así las cosas, el mercado TI, vía la disruptiva internet, está minado de diferentes jugadores que van desde la fabricación de semiconductores a consultoras de política internacional basadas en Big Data, pasando por emprendimientos donde dos adolescentes se juntan para desarrollar una aplicación móvil que nos indica dónde comprar sushi en la zona donde estamos haciendo las compras de navidad.

A partir del conocimiento de este mercado -al menos de lo que hoy es el mercado TI-, la aparición serial de clusters de conocimiento y formatos de negocios como cloud computing, big data, bots y nano bots, transforman el mercado aunque no son disruptivos, pero lo parecen. Son evoluciones dentro de una norma. Ahora bien, la aparición de lo que hoy se denomina “machine learning” desemboca en la actual verdadera evolución: la IA -Inteligencia Artificial-.

Esta realidad pensada por Ray Bradbury, hoy convive con nosotros y ya no como futuro o tendencia. De hecho en una consulta online por internet para la compra de un electrodoméstico, me topé con un encuestador online quien contestaba prolijamente mis preguntas. Debido a su rapidez, le pregunté a mi interlocutor si “¿es usted un robot?”, a lo que me respondió con la misma velocidad, “sí, soy un robot, sigamos con la encuesta”. A esa altura mi robot amigo no resistió un par de inteligentes preguntas de mi parte y comenzó a repetir respuestas. Me pregunté entonces cuándo será el momento que se me acaben las preguntas inteligentes y sea él quien se ría.

A cuento de lo anterior, el concepto de machine learning (máquinas que aprenden) se está desarrollando hace un tiempo y con resultados asombrosos a favor de la calidad de vida, dado que estas máquinas van aprendiendo: cambian los algoritmos, los mejora y complejizan para sugerir sin preguntarme qué película debo ver, y comprar las entradas directamente.

Se están haciendo trabajos donde los algoritmos llegan a que las máquinas no sólo resuelvan y sigan aprendiendo, siendo cada vez más inteligentes, sino que además detecten el sarcasmo.

Link de la nota: http://www.telam.com.ar/notas/201703/182378-inteligencia-artificial-la-evolucion-de-la-revolucion-de-la-tecnologia-de-la-informacion.html

Vistage Argentina realizó un panel de economistas sobre actualidad y perspectivas macroeconómicas del país

Buenos Aires, 3 de marzo de 2017 – Vistage Argentina presentó un interesante panel de economistas que fue moderado por el periodista Marcelo Longobardi y contó con la participación de Enrique Szewach y Dante Sica.

Más de250 empresarios asistieron al exclusivo almuerzo que se llevó a cabo en el Hotel Sheraton Libertador y en el cual se reflexionó sobre las novedades recientes de la coyuntura, los desafíos de corto y mediano plazo, y los riesgos y oportunidades en materia económica y política.

“Fue un honor recibir a estos profesionales de renombre para ofrecer a nuestros Miembros Vistage su visión y análisis sobre la actualidad y el panorama económico que nos involucra a todos, a las empresas y a través de ellas a gran parte de la sociedad”, expresó Carlos Scott, Chairman de Vistage Argentina.

Asimismo, Enrique Szewach, Vicepresidente del Banco de la Nación Argentina, expresó que “En el segundo trimestre del año crecerá la economía. La inversión se está recuperando: apareció la inversión pública, y se están activando el sector de la construcción y el agro. Además, hay que considerar el pago a jubilados, los nuevos aumentos salariales y la liberación de fondos del blanqueo”.

Por su parte, Dante Sica, socio fundador y director de ABECEB, comentó: “La economía ya comenzó su fase de expansión. El cuarto trimestre del año pasado exhibió crecimiento y este trimestre también va a tener una tendencia positiva. De a poco, las principales variables muestran una disminución de las caídas o bien, ya exhiben signos positivos. Los sectores que traccionan la recuperación son el agropecuario, la construcción, la energía, minería, algunos rubros de la industria y, más lentamente, también empieza a reaccionar la demanda”.

Marcelo Longobardi, periodista, editor y quien actualmente conduce “Cada Mañana” por Radio Mitre, concluyó con un análisis sobre la situación económica actual y perspectivas políticas. Por último, expresó su visión sobre la actualidad, haciendo reflexionar al auditorio.

Durante la jornada se realizó una encuesta sobre coyuntura económica, que fue respondida por 126 empresarios, CEO ́s, Gerentes Generales y dueños de empresas. Para ver los resultados, ingresar a: http://vistage.com.ar/2017/foros/panel-economistas/encuesta/Encuesta-Coyuntura-Economica.pdf

Fabrica ropa infantil, facturará $ 182 millones y exportó antes de vender en la Argentina

Cuando María Fernanda González Zeolla estudiaba Diseño de Indumentaria en la Universidad de Buenos Aires, trabajaba en una marca de ropa para niños. Mayor en una familia numerosa, desde chica tejía bufandas y gorros para sus primos. Pero, en su primera experiencia laboral, se encontró con chicos vestidos como adultos: todo era aburrido y en tonos pastel. Años más tarde, en 2003, cuando fundó Owoko, imaginó un mundo lleno de colores explosivos, en el que se invitara al juego y al desarrollo de la creatividad.

Se lanzó junto a su marido, Martín Boero (diseñador industrial), y a un socio accionista, Marino Pipan, en una feria de indumentaria infantil, en Valencia, España. Viajaron en enero de 2004, con expectativas de vender 700 prendas. Fueron 3200. Habían invertido, gracias a ahorros y préstamos de familiares, US$ 10.000 para el viaje y sumaron otros US$ 30.000 para la primera producción. Con el envión del éxito inicial, decidieron volver al año siguiente y, esta vez, alcanzaron las 10.000 unidades vendidas. Hoy, la producción para la temporada de invierno 2017 llegará a 415.000 prendas.

Mientras estaban, todavía, en Valencia, la pareja recibió un llamado de un amigo, interesado en abrir una franquicia de la marca en Palermo. “Hicimos todo al revés. Vendimos afuera antes que acá y llegaron las franquicias antes que los locales”, recuerda González Zeolla.

Esa primera apertura dio visibilidad y puso al proyecto en contacto con multimarcas que ayudaron al crecimiento de Owoko, que empieza con 12 locales propios y 28 franquicias en todo el país. Tiene dos modelos de local: clásico, donde sólo se vende ropa y mide de 50 a 80 metros cuadrados; y mega, que, además, ofrece juguetes, artículos para bebés y accesorios, y alcanza los 200 m2. El formato, inaugurado en 2015, está en La Plata, Mar del Plata, Ramos Mejía y Resistencia.

La marca ofrece un universo de personajes, los owokos, que acompañan a las prendas. En cada temporada, estos seres mágicos que cumplen deseos están presentes en la ropa, con la que se obsequia una historia y un juego incluido en las etiquetas o en la bolsa. “Uno de mis favoritos fue la historia de un pirata que, aburrido de siempre ver el mar azul, teñía el agua. Y, a los chicos, les regalábamos unas pastillas de colores para jugar durante el baño”, rememora González Zeolla.
Para la empresa, que crecía entre 3 y 5 por ciento anual por local, 2016 resultó un año difícil por la caída del consumo.

La emprendedora rescata que, gracias a la apertura de seis nuevas franquicias, se compensó la caída de ventas, que llegó a ser del 12 por ciento en los locales propios. Cerró el año con $ 140 millones facturados. Para 2017, espera que se estabilice la situación y apuesta a sumar más franquiciados, entre dos y tres por semestre. También, buscará producir en China artículos que no consiguen en Argentina, como mochilas o pequeña puericultura. Pero espera poder mantener la producción textil 100 por ciento nacional. La marca llegó a estar en siete países. Pero, con las dificultades para la exportación, decidió focalizarse en Argentina. Como desafío para este año, los emprendedores proyectan retomar contacto con España, donde comenzó todo.

El artículo original fue publicado en la Revista Apertura en su edición 278.

Link: http://www.apertura.com/emprendedores/Fabrica-ropa-infantil-facturara–182-millones-y-exporto-antes-de-vender-en-la-Argentina-20170224-0002.html