iProfesional: Efecto cambio de meta de inflación 2018: las empresas ya “recalibran” los aumentos salariales pautados para empleados fuera de convenio

Cuando cerraron sus presupuestos para 2018, las compañías definieron dar subas del 21% en promedio. Pero en pocas semanas el escenario económico se vio modificado. Cómo las metas oficiales de inflación, la suba del dólar y las incipientes negociaciones paritarias obligaron a revisar los planes.

uando a fines de 2017 las compañías que operan en la Argentina cerraron sus presupuestos salariales para este 2018, creyeron que -por primera vez en mucho tiempo- las subas de sueldos le iban a ganar con bastante holgura a la inflación.

En aquel entonces, las principales consultoras relevaron que las alzas promedio que recibieron los empleados fuera de convenio el año pasado habían sido de entre 27% y 28%.

Las firmas esperaban que en diciembre la inflación mostrara un acumulado de alrededor del 20 por ciento. Así las cosas, las empresas aspiraban a redondear subas entre 7 y 8 puntosmás elevadas que el índice general de precios, logrando así una firme recuperación del poder adquisitivo.

Sin embargo, el INDEC reveló que el incremento del costo de vida en diciembre terminó siendo el más elevado del año (3,1%).

De modo que la cifra acumulada para el índice no fue finalmente del 20%, como esperaban, sino que terminó tocando el 25%, es decir, muy cerca de empatarle a las mejoras salariales.

Así, la ansiada recuperación del poder adquisitivo que apuntaban a lograr los empleados fuera de convenio quedó desdibujada.

En este sentido, un informe de la consultora PageGroup confirmó, tras una consulta a 500 firmas, que los salarios ejecutivos mejoraron apenas cuatro puntos en promedio.

De cara a 2018, las empresas pronosticaban que los sueldos crecerían entre 21% y 23% en promedio para el personal no agremiado.

Como el Gobierno nacional tenía pautada una meta de inflación en un rango que iba del 8% al 12%, se esperaba que las remuneraciones finalmente se ubiquen entre 11 13 puntos por encima del índice de precios.

Sin embargo, en diciembre, el macrismo decidió patear el tablero: el Banco Central cambió sus objetivos y pasó a estimar una meta del orden del 15%. 

Claro que, frente al escepticismo entre economistas que genera la nueva pauta fijada por el BCRA, los números cerrados en los presupuestos para 2018 empezaron a resultar menos atractivos.

Las primeras estimaciones que manejan en el mercado respecto del alza de precios para este año marcan un porcentaje más cerca del 20% que del 15% que dice esperar el BCRA.

El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica la entidad que conduce Federico Sturzenegger -a partir de la opinión de 61 bancos y consultoras-, develó que se anticipa una inflación del 19,4% a fin de año.

Los empresarios argentinos también son pesimistas: en diciembre, el capítulo local de la organización de CEO, Vistage, indicó que éstos proyectaban un índice del 19,5% anual para 2018, con un dólar ubicándose en los $21. 

Frente a este cuadro, las áreas de RRHH volvieron a sacar la calculadora para que una vez más, los números sean más atractivos.

Recalculando
Así como el BCRA y el equipo económico que conduce Nicolás Dujovne en el Palacio de Hacienda “recalibraron” las metas de inflación, también en las empresas se encuentran definiendo cómo actuar frente al nuevo escenario. 

Por el momento no necesariamente prevén una solución “lineal”; es decir, subir un par de puntos más las compensaciones que estaban previstas.

Marcela Angeli, directora de Gestión de Talento y Compensaciones de Willis Towers Watson, afirmó a iProfesional que “las proyecciones de aumentos por ahora se mantienen en 20% y 21%” pero que las empresas podrían hacer cambios si se confirma que hay una aceleración de los precios en el primer cuatrimestre.

“Puede suceder que las compañías concentren una mayor proporción de la suba planeada en la primera parte del año. La mayoría tenía previsto dar entre un 12% y un 14% en el primer semestre; pero si la inflación es superior a lo planificado en los primeros 3 meses del año, todas estarán más cerca del 15%“, concluyó.

En la misma línea, Ignacio Martínez Escalas, senior manager Products de Korn Ferry, sostuvo que la estrategia de un creciente número de compañías será la de “definir un ajuste importante a lo largo de los primeros seis meses (en torno al 12%-13%) y esperar a los resultados del cierre de la primera mitad a fin de definir si es necesario modificar los porcentajes presupuestados”.

Yael Hansani, Associate Business Manager de Ghidini Rodil, coincide en que las previsiones empresarias de inflación para este año se mueven en un rango de entre 16% y 20%.

Sin embargo, no es ese el único parámetro a tener en cuenta al analizar el poder adquisitivo de los argentinos, en un escenario en el cual la cotización oficial del dólar pasó de $18,65 la última jornada de diciembre, a tocar los $20 en febrero.

“Respecto al tipo de cambio, hay una gran incertidumbre dada la suba de la moneda estadounidense en este último mes y medio. Teniendo en cuenta la época del año, parece muy difícil llegar a las estimaciones que el Gobierno tenía como objetivo. Para los economistas, el dólar promedio para el 2018 es de $22“, adelantó Hansani.

Continuar leyendo