Joan Melé: “Se necesita con urgencia una banca ética en Latinoamérica”

Vistage Argentina junto con el Espacio de Negocios Inclusivos de la Universidad Di Tella y Sistema B Argentina, presentaron a Joan Melé en la charla: La Banca Ética en Argentina.

Joan Melé, profesional con más de 40 años de experiencia en el sector bancario, fue subdirector general de Triodos Bank, primera Banca Ética en España, fue miembro de su Comité Ejecutivo y vicepresidente de la Fundación Triodos.

“Hay que hacer un cambio radical en la economía. Estamos destruyendo la tierra, el modelo actual es insostenible, pero seguimos poniendo por delante los negocios y el beneficio económico”, comenzó el expositor.

Continúo haciendo hincapie en la tendencia de deshumanización; se dejaron de lado las enseñanzas sobre valores éticos y se priorizaron los valores económicos, la tecnología y se descentralizó el humano de las actividades. “Enseñamos un modelo donde se aprende a ganar dinero lo más rápido posible sin importar que se está haciendo. Este modelo es el que tenemos que cambiar”.

En contraposición, explicó los valores con los que ellos trabajan desde Triodos. “Trabajamos con transparencia, equilibrio, las relaciones humanas son sostenibles cuando hay equilibrio, no hay relaciones de poder, hay un reconocimiento de la dignidad, estos valores los traspasamos a la banca y deberían trabajarlos todas las empresas”.

“Con respecto a transparencia, el banco tiene nuestro dinero y los clientes tienen el derecho y la responsabilidad de saber qué va a hacer el banco con ese dinero, son necesarios criterios claros de inversión y transparencia en contar qué se hace, y si nos equivocamos que el cliente lo pueda decir. Trabajando estos puntos nos calificaron como banca ética”.

Con respecto a Latinoamérica, Joan resaltó las riquezas de la región, pero la existencia de una mala distribución de los recursos. “En Latinoamérica hay muy buenos proyectos, que generarían empleo y riquezas para el país pero no pueden encontrar financiacion, por desconocimiento o por baja rentabilidad, por eso es necesario desarrollar nuevas fuentes de financiación y también estamos trabajando para crear una banca ética en Latinoamérica”. En esta línea, criticó el modelo actual “Sobra dinero en el mundo y se invierte en productos especulativos. El dinero que circula hoy es especulativo, no se está creando nada, y hay miles de proyectos que no salen adelante por falta de fondos, por eso se necesita urgente un banca ética”.

Por otro lado, resaltó que existen tendencias positivas y más actores se están involucrando. “Algunos bancos nos han pedido ayuda para cambiar, porque viene un cambio de conciencia, cada vez hay mayor consumo de orgánicos, más interés por el comercio justo, y en este contexto de cambio las empresas que no se adapten van a desaparecer”.

“La banca ética puede ser un motor de cambio, para cambiar la sociedad y recuperar la dignidad humana”, finalizó Joan Melé.

Link de la nota: http://www.comunicarseweb.com.ar/noticia/se-necesita-con-urgencia-una-banca-etica-en-latinoamerica

Buenos Negocios: 5 claves para vender tu empresa

Vender la propia empresa es una difícil decisión que puede estar motivada por distintas razones. Tené en cuenta estos cinco principios para alcanzar una transacción exitosa.

Vender Los mejores vendedores de empresas son los que invirtieron esfuerzos en identificar, contactar y seducir aquel jugador estratégico que está dispuesto a pagar más porque la empresa tiene para él un valor especialla empresa es una de esas grandes decisiones que sólo se toman una o dos veces en la vida. Pero la falta de costumbre no tiene por qué convertirse en falta de criterio. ¿Cómo llegar a una transacción exitosa? Aquí cinco principios para poner en práctica:

1. ¿Es vendible mi empresa?

Una pregunta fundamental y, sin embargo, son muchos los que no se la formulan antes. Salir al mercado a ver qué pasa, sin haber evaluado antes las posibilidades que tiene la empresa de ser vendida al precio objetivo es, en casi todos los casos, sinónimo de fracaso.

Tan importante como la evaluación previa es tener un plan B a mano, por si la venta no es posible. Las empresas que arman un escenario alternativo capaz de motivar a su equipo cuando se frustra la operación mejoran las perspectivas futuras de la empresa (y el poder de negociación).

2. No todos están dispuestos a pagar lo mismo

Cualquiera que haya participado en un mercado lo sabe: el precio no es una variable técnica a la que sólo se llega aplicando fórmulas financieras. El valor que otorga el comprador es clave en el número final.

Los mejores vendedores de empresas con los que hemos trabajado fueron los que no se quedaron con el comprador “financiero” (aquel que sólo se fija en el flujo de fondos para calcular el precio), sino que invirtieron esfuerzos en identificar, contactar y seducir a su comprador “ideal”, aquel jugador estratégico que está dispuesto a pagar más porque la empresa tiene para él un valor especial.

La forma que toma el proceso de venta que aplicamos también es importante para llegar al precio más alto posible: generar una cierta competencia entre varios compradores (con cuidado para preservar la confidencialidad) mejora la valoración de la empresa y la rapidez de la operación.

3. Con los papeles en orden

En las pequeñas y medianas empresas de la Argentina, lo normal es que los números y los papeles legales no estén del todo ordenados, lo que resulta en una fuente de complicaciones cuando los dueños quieren vender.

La información sobre la gestión histórica de la empresa, así como sus proyecciones de futuro, debe ser presentada en un Information Memorándum que también incluirá una descripción de la empresa, del mercado, de los recursos humanos y de los materiales con los que trabaja. Además de simplificar el proceso de análisis por parte del comprador, es una forma de destacar lo que sea más atractivo.

La información sobre impuestos y otras obligaciones formales debe separarse en dos grupos: los temas que pueden ser solucionados y los que deberán ser negociados. Para el primer grupo, el consejo es entregar la empresa lo más en regla posible: todos los esfuerzos por solucionar estos problemas serán recompensados en el momento de la venta. En el grupo de los temas que deben ser negociados, la prioridad es atajarlos para que no se conviertan en una sorpresa para el comprador o, en caso de que no sea posible cerrarlos a tiempo, ser lo más transparente posibles al respecto.

4. Confidencialidad, confidencialidad y confidencialidad

La transacción debe tener lugar fuera de la empresa. Ni reuniones, ni visitas a la planta, ni auditorías, ni llamados extraños. Incluso evitar el mail de la empresa es aconsejable: la venta de una empresa es un tema que inquieta a todos.

¿Y con quién sí se puede hablar? Dentro de la empresa, muchas veces es importante compartir la información de la venta con los colaboradores cercanos, que deben tener claro qué va a pasar con su trabajo en el futuro y de cuánto va a ser su premio, si está previsto, en caso de lograr una transacción exitosa.

En lo referente a la comunicación con gente de afuera de la empresa, es clave el orden de la lista de compradores. Primero, se llama a los que estén dispuestos a pagar más y en los que se tiene mayor confianza. Sólo cuando se hayan agotado esas opciones se deberá acudir a los compradores en los que se confía menos. Y con aquellos que generan desconfianza, mejor ni hablar.

Por último, un buen convenio de confidencialidad con contrapartes respetuosas de lo firmado siempre ayuda.

5. A trabajar, como todos los días

La empresa no es vendida hasta que se vende. Una obviedad que muchos olvidan cuando encaran una negociación de venta y comienzan a hacer cosas raras. La gestión y el trabajo deben ser los de siempre. No hay que inflar las ventas artificialmente, reducir stocks, alargar pagos ni desarrollar cualquier otro comportamiento no habitual. No se agrega valor y lo único que se genera es sospechas en el comprador.

La venta de una empresa es un proceso que lleva en promedio entre 6 y 18 meses. Evitar las distracciones es fundamental. Desde las primeras evaluaciones hasta la salida al “mercado” para hablar con los potenciales compradores, vender una empresa es una actividad que requiere dedicación. Debe haber un equipo específico para que los accionistas, o el CEO, puedan concentrarse en su trabajo diario y sólo necesiten intervenir en los aspectos estratégicos y definitorios de la operación.

La mejor receta es la que combina las cinco claves, basándose en la experiencia de casos concretos. Además del equipo de la empresa en venta, un asesor externo en fusiones y adquisiciones y un buen equipo de abogados y contadores con experiencia específica son fundamentales para el éxito de la negociación.

Telam: Grasas trans: qué son, dónde se encuentran y por qué resultan tan adictivas

En diálogo con Télam Radio, la doctora María Isabel Simán Menem, explicó que las grasas trans están presentes en productos alimenticios dado que son baratas y extienden el período de conservación del producto.

Escuchá la nota acá: http://www.telam.com.ar/multimedia/audios/24531-grasas-trans-que-son-donde-se-encuentran-y-por-que-resultan-tan-adictivas/

Inteligencia artificial, la evolución de la revolución de la tecnología de la información

En el ámbito de las ciencias de la computación se denomina inteligencia artificial a la facultad de razonamiento que ostenta un agente que no está vivo, tal es el caso de un robot, y que le fue conferida gracias al diseño y desarrollo de diversos procesos gestados por los seres humanos. Sobre la evolución de la inteligencia artificial opinó para Télam Miguel Logarzo, asistente social de Empresarios Chairman Vistage.

Se le atribuye al CEO de una importante empresa de Sillicon Valey la siguiente frase: “Si funciona, entonces, ya es obsoleto”. Un concepto más que interesante desde el punto de vista del marketing de impacto, donde subyace una realidad incontrastable, la velocidad de la evolución en la industria de la alta tecnología.

La revolución industrial, sobre todo la segunda, fue una disrupción basada en la tecnología mecánica y de procesos de la producción, que extinguió gran cantidad de trabajos basados en labores personales para ser reemplazados por la mano de obra en serie.

Para abreviar, siglos más tarde llegó el “Uber” de la información: internet, siendo la primera señal revolucionaria en la industria de TI -Tecnología de la Información- que, hasta ese momento, sólo se basaba en la producción de hardware y software.

Para entender mejor y tener una base de conocimiento clara, digamos que hoy en día la industria TI se asemeja a la de autopartes, siendo que desde el productor de neumáticos hasta quien hace tapizados, pasando por el fabricante de bombas de nafta, todos pertenecen al mercado automotor.

Así las cosas, el mercado TI, vía la disruptiva internet, está minado de diferentes jugadores que van desde la fabricación de semiconductores a consultoras de política internacional basadas en Big Data, pasando por emprendimientos donde dos adolescentes se juntan para desarrollar una aplicación móvil que nos indica dónde comprar sushi en la zona donde estamos haciendo las compras de navidad.

A partir del conocimiento de este mercado -al menos de lo que hoy es el mercado TI-, la aparición serial de clusters de conocimiento y formatos de negocios como cloud computing, big data, bots y nano bots, transforman el mercado aunque no son disruptivos, pero lo parecen. Son evoluciones dentro de una norma. Ahora bien, la aparición de lo que hoy se denomina “machine learning” desemboca en la actual verdadera evolución: la IA -Inteligencia Artificial-.

Esta realidad pensada por Ray Bradbury, hoy convive con nosotros y ya no como futuro o tendencia. De hecho en una consulta online por internet para la compra de un electrodoméstico, me topé con un encuestador online quien contestaba prolijamente mis preguntas. Debido a su rapidez, le pregunté a mi interlocutor si “¿es usted un robot?”, a lo que me respondió con la misma velocidad, “sí, soy un robot, sigamos con la encuesta”. A esa altura mi robot amigo no resistió un par de inteligentes preguntas de mi parte y comenzó a repetir respuestas. Me pregunté entonces cuándo será el momento que se me acaben las preguntas inteligentes y sea él quien se ría.

A cuento de lo anterior, el concepto de machine learning (máquinas que aprenden) se está desarrollando hace un tiempo y con resultados asombrosos a favor de la calidad de vida, dado que estas máquinas van aprendiendo: cambian los algoritmos, los mejora y complejizan para sugerir sin preguntarme qué película debo ver, y comprar las entradas directamente.

Se están haciendo trabajos donde los algoritmos llegan a que las máquinas no sólo resuelvan y sigan aprendiendo, siendo cada vez más inteligentes, sino que además detecten el sarcasmo.

Link de la nota: http://www.telam.com.ar/notas/201703/182378-inteligencia-artificial-la-evolucion-de-la-revolucion-de-la-tecnologia-de-la-informacion.html